CIUDAD MCY.- El Gobierno del Partido Popular (PP), bajo el liderazgo del expresidente Mariano Rajoy, gastó 500 NIL euros de dinero público en destruir pruebas que incriminaban a su formación política en un caso de corrupción que estaba siendo investigado por la Justicia, según documentación revelada por un medio español.

La información, todavía clasificada como secreta por el Ejecutivo, desveló que el Ministerio del Interior destinó ese monto entre 2013 y 2015 a una operación, denominada Kitchen, de la Policía política para destruir pruebas comprometedoras que supuestamente se encontraban en poder de Luis Bárcenas, el extesorero del partido político.

El medio millón de euros fue empleado, entre otras cosas, para sobornar al chofer de Bárcenas mientras se colocaban cámaras espías y micrófonos en el domicilio del extesorero, donde presuntamente guardaba documentación comprometedora para líderes del Partido Popular.

La normativa que establece el uso de los fondos reservados obliga a que estén dotados de un sistema especial de justificación y control y que su único uso sea la defensa y seguridad del Estado.

Además, según la legislación, el ministro está obligado a informar periódicamente tanto al presidente del Gobierno como al Congreso de los Diputados, a través de su comisión sobre secretos oficiales. Por lo que ahora queda por determinar si tanto Rajoy, como los parlamentarios, fueron informados por Fernández.

Información RUSSIA TODAY