El Cuartel Páez es la génesis de la insurrección militar liderada por el Comandante Chávez en 1992 | FOTOS JOSÉ MANUEL PEÑALVER

**Para los protagonistas de este evento, la rebelión militar representó un nuevo despertar que sembró elevados niveles de conciencia en la lucha militar junto al pueblo.

CIUDAD MCY.- Fue un día como hoy, pero de 1992, era de madrugada cuando el ruido de los motores de los F-16, el roncar de los tanques de guerra y el sonar de las ametralladoras despertaron al pueblo venezolano.

Posteriormente, un tanque irrumpió en la cerca perimetral del Palacio de Miraflores, mientras otras unidades tomaban Maracaibo y centros importantes de Maracay y Valencia, con el objetivo de derrocar al gobierno a través de una rebelión cívico-militar para restaurar los derechos constitucionales ante la situación que conducía al país a una profunda crisis económica social y política.

En horas de la tarde del 4 de febrero de 1992, Hugo Chávez Frías se presentó ante los medios de comunicación y frente a las cámaras de televisión, admitiendo que los objetivos propuestos por la rebelión no se habían cumplido y destacó la frase que lo catapultó en la política venezolana: “Por ahora”.

Muchos lo catalogaron como un fallido Golpe de Estado. Sin embargo, con el trascurrir del tiempo, ese “Por ahora” se convirtió en el despertar de un pueblo, un pueblo que posteriormente eligió presidente de la República Bolivariana de Venezuela a Hugo Rafael Chávez Frías.

Así lo afirman muchos de los protagonistas de esa hazaña, muchos de ellos aún se encuentran en la lucha por la defensa del pueblo. Tal el caso del general de brigada Rodolfo Marco Torres, a quien le fue asignada la tarea de gobernar el estado bolivariano de Aragua.

Para el gobernador de la entidad, estos 28 años del 4-F representan cambios, transformaciones, no solo en Venezuela sino también para el mundo. “Es lo que representa para el mundo el pensamiento de nuestro gigante Chávez, el pensamiento de nuestro Comandante Eterno nos permite seguir avanzando, seguir profundizando en la gestión de gobierno”.

“Recuerdo que yo estaba como teniente en Ciudad Bolívar y en ese momento estaba prohibido usar el tricolor patrio, colocar la bandera era un pecado, porque automáticamente nos identificaban como contrarios, enemigos, pero llegó nuestro Comandante Chávez a realzar nuestra bandera, con las ocho estrellas, reconocer nuestros Símbolos Patrios, Himno Nacional, nuestra cultura”, dijo Marco Torres.

Manifestó sentirse orgulloso de haber participado en esa acción militar para defender la Patria. “Hoy estamos demostrando al mundo que la Revolución es inclusión; ese 4 de febrero salió nuestro Comandante a asumir con un grupo de militares de los cuales muchos se dieron de baja automáticamente y otros estuvimos presos, con la llegada de nuestro Comandante al poder volvimos a nuestros cuarteles, a seguir cumpliendo con el objetivo de defender la Patria”, manifestó.

Por su lado, el general Mario Arveláez recordó que previo al 4 de febrero estuvo con el Comandante. “Yo estaba haciendo el curso de Cabo Mayor en la Sala de Operaciones; se tenían que realizar unos ejercicios y él estaba aquí ese día, haciendo la planificación de todo lo que se iba a realizar aquel 4 de febrero. Uno como estudiante conocía de gráficos y nos pareció bastante extraña la graficación que había en la sala de operaciones, como uno era alumno de la Escuela Superior no tenía esa participación”.

Sin embargo, manifestó su sentimiento de orgullo después de ese 4 de febrero, “después de ver la manifestación de nuestro Comandante asumir la responsabilidad del acto. Comandante, mi disposición, mi buena voluntad y el afecto que me dio la confianza depositada en mí para dirigir esa parada”.

Relató sobre su participación en las operaciones de seguridad en Nicaragua para limpiar la porquería que había realizado Estados Unidos, “donde lograron arrodillar a ese pueblo nicaragüense; vimos el sufrimiento de ese pueblo, vinimos con ese incentivo de lucha revolucionaria inspirados en el sandinismo y contrarrestando cualquier intento de injerencia extranjera en este país, con una conducta eminente”.

Sin embargo, apuntó que fue una bendición de Dios que este batallón Briceño llegara de esas tierras de Centro América con esa voluntad de lucha por un pueblo. “Nos colocó a nuestro Comandante acá y se concretó un futuro la gloria de aquellos combatientes que participaron en ese 4 de febrero”.

“Mi Comandante se fue antes de tiempo, pero nos dejó lecciones, una guía un camino y una orden: luchar a pesar de esos ataques que aún mantiene el imperio norteamericano contra el pueblo venezolano; no nos van a detener porque los revolucionarios debemos mantenernos en pie de lucha, porque los enemigos siguen”, dijo.

Refirió que EEUU tiene una doctrina que señala que este territorio tiene todo lo que ellos requieren para mantenerse como imperio y si les hace falta otro territorio ellos lo consiguen, pero además es la fuente de recursos.

El teniente coronel Pedro Silva Delgado recordó que para ese entonces tuvo la misión de tomar Maracay

Por otra parte, el teniente coronel Pedro Silva Delgado recordó que para ese entonces tuvo la misión de tomar Maracay, específicamente la Autopista Regional del Centro, Base Libertador, Gobernación del estado Aragua y el Comando que se llamaba para ese entonces la 4ª División Blindada.

Expresó que “28 años después representa la actividad de un pueblo, el hecho que requeríamos y era necesario que en aquel momento alguien tomara el liderazgo e insurgiera en contra de un gobierno que era una verdadera dictadura”. Agregó que “estaban invertidos los términos, porque lo que algunos apátridas llamaban democracia era una real dictadura y eso lo hemos demostrado con esa rebelión cívico-militar que pretendió cambiar el rumbo del país y lo logramos no en aquel momento pero sí hemos demostrado que no eran pretensiones de poder, no eran ambiciones económicas, ambiciones políticas”.

Culminó diciendo que la unión cívico-militar representa el saber del pueblo, esa necesidad que había y que integraba a los venezolanos para defender la Patria. “Hoy gracias al Comandante Chávez hemos logrado esa unidad perfecta, que nos mantiene en la lucha por la defensa de nuestro pueblo, la defensa de nuestros recursos naturales, que es lo que pretende obtener el imperialismo para mantener su estatus y siempre hemos vivido a costa de otros países; ese ‘por ahora’ se quedó en el corazón del pueblo, sigue motivando”, manifestó emocionado.

REINA BETANCOURT