Diputados rechazaron a Bukele por usurpar ilícitamente la curul del presidente de la Asamblea Legislativa | FOTO TELESUR

**Horas antes, los diputados habían pedido al gobernante que desistiera de sus amenazas y uso de la fuerza para disolver el Congreso salvadoreño.

CIUDAD MCY.- La Corte Suprema de Justicia de El Salvador prohibió al presidente Nayib Bukele convocar al Parlamento a través del Consejo de Ministros para aprobar la negociación de un crédito que financie un plan de seguridad.

“Ordenar al Consejo de Ministros, del cual forma parte el presidente de la República, el cese de los efectos de la convocatoria girada, con el propósito de una sesión extraordinaria de la Asamblea Legislativa a efecto de que se apruebe el préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica para la implementación de la Fase III del Plan Control Territorial, así como cualquier convocatoria relacionada con el tema”, se afirma en la resolución de la SalaConstitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Los magistrados de la Sala emitieron la medida cautelar como resultado de la admisión de una demanda de inconstitucionalidad presentada por dos ciudadanos contra la convocatoria hecha por Bukele el 6 de febrero, y que desató una crisis institucional que incluyó la militarización de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero.

El Jefe de Estado salvadoreño se escudó en su interpretación del artículo 167 de la Constitución para convocar a una sesión extraordinaria del Parlamento, a través del Consejo de Ministros.

La resolución también ordenó al presidente que se abstenga de hacer uso de la Fuerza Armada en actividades contrarias a las constitucionalmente establecidas, y prohíbe al ministro de Defensa y al director de la Policía Nacional Civil ejercer funciones distintas a aquellas que les mandata la Carta Magna.

CONDENA ENÉRGICA PARLAMENTARIA

La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó la noche del lunes un pronunciamiento para condenar “enérgicamente” las acciones autoritarias tomadas por el presidente Nayib Bukele, quien el domingo ingresó al recinto parlamentario acompañado por policías y militares armados.

Esa acción constituye “exhibición de fuerza bruta para intimidar a los parlamentarios y parlamentarias mediante el ingreso de militares y policías armados de fusiles y con actitudes amenazantes, expresión de violencia propia de los momentos más oscuros de la historia de El Salvador”.

Rechazaron la ocupación “ilícita” por parte del presidente de la República de la curul del presidente de la Asamblea Legislativa, “usurpando un lugar que no le corresponde”.

Pidieron, asimismo, al gobernante “que desista de sus amenazas, ultimátum y uso de la fuerza, para disolver el Congreso salvadoreño”.

Información SPUTNIK | TELESUR