El arte de doblar papel se originó en China entre los siglos I y II D.C. FOTO VTV

CIUDAD MCY.- Al menos una vez al mes, hasta finales de año, se impartirá en el Museo de Ciencias el taller de Plegado de Papel, actividad abierta a toda persona entusiasta del milenario arte del origami.

Este ciclo de talleres que inicio el pasado 24 de enero, es el resultado de la colaboración entre el Centro de Documentación Walter Dupouy del MUCI-FMN y la Asociación de Origami de Venezuela, AOV.

Las fechas de los talleres de plegado de papel continúan el 21 de febrero, 20 de marzo, 17 de abril, 15 de mayo, 19 de junio, 17 de julio, 21 de agosto, 18 de septiembre, 16 de octubre, 20 de noviembre y 04 de diciembre.

Estas actividades son gratuitas y están abiertas a cualquier persona, sin distinción de edad ni sexo. Por eso los interesados en participar pueden escribir al correo centrodedocumentacion.mc@gmail.com o llamar al número de la AVO 0414-1216281.

Desde el 15 de julio de 2005 el MUCI, a través del Centro de Documentación Walter Dupoy, ha realizado los talleres de plegado de papel en colaboración con la AVO. Desde entonces, y hasta el 2019, se han realizado 163 talleres, en los cuales se registran la participación histórica de unas 3.898 personas de todas las edades.

UN ARTE MILENARIO

El arte de doblar papel se originó en China entre los siglos I y II D.C., y en el siglo VI llegó al archipiélago del Japón. Allí, en el período Heian, que abarcó del 794 al 1185 DC, evolucionó hasta convertirse en parte importante de las ceremonias de la nobleza nipona; de hecho, el origami era un lujo que sólo las personas de posición económica holgada se podían dar.

En el periodo Muromachi, ocurrido entre el 1338 y 1573, el papel se convirtió en un artículo barato y el origami se expandió rápidamente por todo Japón; su democratización absoluta ocurrió entre 1603 a y 1867 (periodo Tokugawa).

En Occidente, el plegado de papel llegó por varias vías: gracias a la Ruta de la Seda (Marco Polo lo trajo de regreso de su viaje al Lejano Oriente), y a través de la expansión musulmana del siglo VIII (los árabes hicieron contacto con los chinos en el este y luego llevaron este conocimiento al resto del imperio que abarcó desde Anatolia, actual Turquía hasta Al Ándalus, actual España).

Pero no fue sino hasta el siglo XIX (Período Meiji), con la apertura de los puertos japoneses al comercio exterior en 1854, y la Exposición Universal de París de 1878, que el origami evolucionó fusionando técnicas orientales y occidentales para crear un solo arte que se extendió en el mundo.

En América Latina y España el arte del plegado de papel fue popularizado por el escritor Miguel de Unamuno, quien, en la década del 30 del siglo XX, popularizó la creación de “Pajaritas de papel” en la Península Ibérica. De hecho, Unamuno publicó varios libros sobre el plegado de papel, entre ellos el ensayo “Amor y Pedagogía”.

VTV