El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, autorizó el sexto ensayo nuclear

*** El objetivo del test era confirmar la precisión de la tecnología de control nuclear, así como del nuevo diseño y estructura internos para manufacturar bombas H

CIUDAD MCY.- Corea del Norte probó este domingo con un “éxito perfecto” una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en uno de sus misiles balísticos intercontinentales, informaron los medios de comunicación oficiales.

En su anuncio se confirma que se trata de un hito en el desarrollo del programa de armas nucleares de Corea del Norte, que sin embargo, no provocó cráteres, fugas de radiación u otros daños medioambientales.

El nuevo ensayo armamentístico fue ejecutado por orden directa del líder Kim Jong-Un apuntó la televisión estatal norcoreana KCTV, que mostró fotografías del mandatario en su despacho y sus habituales imágenes propagandísticas sobre anteriores lanzamientos de misiles.

La prueba “tenía como objetivo examinar y confirmar la precisión y credibilidad de la tecnología de control de la potencia nuclear, así como del nuevo diseño y estructura internos para manufacturar bombas H instalables en misiles balísticos intercontinentales”, añadió la agencia.

Tras el ensayo nuclear varios países de Occidente y organismos internacionales exigieron “endurecer” las sanciones contra Kim Jong-Un.

La canciller alemana Angela Merkel, el presidente de Francia, Emmanuel Macron y el jefe del gobierno italiano, Paolo Gentiloni se pronunciaron ante la prueba nuclear de Pyongyang y señalaron que la Unión Europea (UE) debe “endurecer” las sanciones contra Corea del Norte, así lo informó el Gobierno alemán.

Apuntaron que el ensayo de Kim Jong-un “pisotea al derecho internacional, e instaron al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a la UE a actuar”.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también hizo eco a las críticas contra la acción realizada por Pyongyang. Su secretario general Jens Stoltenberg indicó que el hecho se trató de otra “flagrante violación a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, por lo que hizo un llamado a poner fin a sus actividades nucleares y a reanudar el diálogo con la comunidad internacional.

Asimismo, la Unión Europea (UE) catalogó el ensayo como una “provocación y amenaza a la seguridad regional e internacional, lo cual es inaceptable, que no responde a las obligaciones del régimen de Kim Jong-un a no producir ni probar armas nucleares”.

Por su parte, la ONU aseguró que se trata del ensayo con más potencia, en comparación a los anteriores, y que llegó a producir un sismo de al menos seis grados con epicentro en la provincia fronteriza con China.

Mientras que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) apuntó que es “extremadamente lamentable” la nueva prueba de Pyongyang, debido que representa “un total desprecio a las repetidas demandas de la comunidad internacional”.

Igualmente, los gobiernos de Rusia y de China condenaron de manera fehaciente el nuevo ensayo nuclear realizado este domingo por Corea del Norte, nación a la cual llamaron al diálogo para evitar mayores tensiones en la península coreana.

“El desprecio que Pyionyang vuelve a demostrar de esta manera hacia las demandas contenidas en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y las normas del derecho internacional merece la más decidida condena”, señaló la Cancillería rusa en una declaración.

Mientras que China expresó su “condena enérgicamente” ante el hecho, que denunció “firmemente”.

“A pesar de la opinión abrumadora de la comunidad internacional, Corea del Norte volvió a realizar un ensayo nuclear. El Gobierno de China expresa en esta ocasión su categórica protesta”, afirmó la Cancillería del gigante asiático.

Información TELESUR