CIUDAD MCY.- El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, conmemoró este martes el natalicio del doctor José María Vargas y el Día del Médico.

A través de su cuenta en la red social digital Twitter @NicolásMaduro, el Jefe de Estado honró la memoria del galeno guaireño quien demostró un alto sentido humanista y quien estuvo al servicio de la salud del pueblo venezolano, sin exclusión.

En conmemoración del natalicio del Dr. José María Vargas se celebra el día del médico en Venezuela. Este sabio venezolano nació en La Guaira el 10 de marzo de 1786. Fue el primer rector de la Universidad de Caracas (hoy UCV) y el primer presidente civil de la República.

Graduado de médico en 1808, inició su ejercicio profesional en la ciudad de Cumaná. Estando en La Guaira durante el terremoto de 1812 en el que murieron unas 3.000 personas, destacó por su dedicación, capacidad organizativa y pericia como cirujano. De vuelta a Cumaná, retoma su ejercicio médico y actividad como miembro del Consejo Supremo Legislativo de la ciudad, cuando es hecho preso y enviado a las bóvedas de La Guaira, siendo liberado en 1813.

Consciente de la precaria formación médica que pudo obtener en Venezuela, al ser liberado embarca a Europa a finales de 1813 para estudiar nuevamente medicina en Edimburgo, Escocia. Obtiene certificaciones honoríficas en Anatomía, Cirugía, Cirugía Ocular, Cirugía Dentaria y Obstetricia, así como en Química y Botánica, y se dedica a la Mineralogía.

En Londres se hace miembro del Colegio Real de Cirujanos. Consolida su formación como científico y médico en Francia. Regresa a América en 1819 y se establece en Puerto Rico, donde a causa de la guerra, se refugian su madre y hermanos. También en la isla resalta por su actividad médica y científica.

Regresa a Venezuela en 1825 y se incorpora a la Universidad de Caracas. Moderniza los estudios médicos con metodologías de investigación, enseña anatomía con disección de cadáveres y enseña la utilización del fórceps y del microscopio. Tanto destaca en su espíritu innovador y progresista como médico, docente e investigador, que es elegido rector en 1827.

Vargas fue el gran reformador de la Universidad, de una Universidad para el desarrollo y la independencia. Renueva materias, contenidos, metodologías. Crea nuevas cátedras, como la de Química y de Botánica.

En 1827 funda la Sociedad Médica de Caracas, donde se inician las reuniones y discusiones científicas. Concluye su rectorado en 1829, rechaza ser reelecto y se dedica de lleno a sus actividades médicas, científicas y educativas, fundando en 1832 la Cátedra de Cirugía.

Simultáneamente se dedica a la actividad política. Con pensamiento liberal, en 1829 funda la Sociedad Económica de Amigos del País, organismo privado orientado a estudiar y proponer respuestas para la producción de bienes que mejoren el desarrollo y el crecimiento de la nación. Forma parte del Congreso Constituyente de 1830, y es uno de los tres albaceas del testamento de Simón Bolívar.

Su fama de hombre de temple y asertivo en lo humanístico y lo técnico, lo convierten en el principal candidato para ejercer el segundo período presidencial de 1835-1839. Finalizada la Guerra de Independencia, era mucha la desconfianza hacia la multitud de militares y caudillos con ambiciones políticas y de poder. Vargas representaba la imparcialidad ante las luchas de facciones militares.

José María Vargas cede finalmente a las reiteradas presiones y es electo presidente de Venezuela con el 60% de los votos entre ocho candidatos, siendo confirmado por el Congreso de manera casi unánime.

Asume la presidencia el 9 de febrero de 1835.

Pedro Carujo, uno de los personajes nefastos de nuestra historia, lo rodea en su casa y trata de convencerlo de la inminente victoria del alzamiento y de la inútil actitud de no renunciar ante el Congreso que lo designó, gritándole la disparatada frase: “Doctor Vargas, el mundo es de los valientes”, como si la imprecación de una persona armada a una desarmada no constituyera una cobardía. La respuesta del sabio se ha insertado en quienes profesan los valores republicanos de una sociedad civil, justa, de hombres y mujeres libres y educados: “El mundo es del hombre justo y honrado”.

VTV