Guterres exhortó a la comunidad internacional a prepararse, acelerar e intensificar las medidas FOTO HISPANTV

*** “Es el momento de ser prudentes, no de entrar en pánico; de la ciencia, no del estigma; de los hechos, no del miedo”, reflexionó António Guterres en un exhorto mundial ***

CIUDAD MCY.- El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, llamó a la calma y a la prudencia frente a la propagación del coronavirus Covid-19 que suma 142 mil 320 contagios y 5 mil 388 fallecidos en 129 países.

“Es el momento de ser prudentes, no de entrar en pánico; de la ciencia, no del estigma; de los hechos, no del miedo. Aunque se ha clasificado como pandemia, podemos controlar esta situación. Podemos retrasar la transmisión, prevenir la infección y salvar vidas”, señaló Guterres, reseñado por el portal ONU Noticias.

Es por ello, que exhortó a la comunidad internacional “a prepararse, acelerar e intensificar las medidas”, por lo que propuso aplicar estrategias de contención eficaces, entre las que se encuentran: Activar y mejorar los sistemas de respuesta de emergencia, aumentar drásticamente la capacidad para realizar pruebas y atender a pacientes, preparar a los hospitales y desarrollar tratamientos médicos vitales.

RECESIÓN ECONÓMICA GLOBAL EN PUERTA

Del mismo modo, Guterres destacó la posibilidad de que la crisis conduzca a una recesión mundial ante las alteraciones de los mercados financieros y la interrupción de las cadenas mundiales de suministros.

“La inversión y la demanda de los consumidores se ha hundido, y ello acarrea un riesgo real y creciente de recesión mundial. Los economistas de las Naciones Unidas estiman que el virus podría costar a la economía mundial un billón de dólares como mínimo este año, tal vez mucho más”, destacó.

Ante esta difícil coyuntura, el secretario general de la ONU apeló a la unidad entre naciones ya que “ningún país puede enfrentar solo esta situación”.

“Más que nunca, los gobiernos deben cooperar para revitalizar las economías, aumentar la inversión pública, impulsar el comercio y garantizar la prestación de un apoyo específico a las personas y comunidades más afectadas por la enfermedad o más vulnerables a los efectos económicos negativos, incluidas las mujeres, que a menudo soportan una carga desproporcionada del trabajo de cuidados”, agregó.

AVN