Un cartel electoral muestra las fotos del premier israelí, Benjamín Netanyahu, y su rival del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, 1° de marzo de 2020 FOTO HISPANTV

CIUDAD MCY.- Las autoridades israelíes han recurrido a Benny Gantz para formar un ejecutivo, poniendo en marcha un cambio que resultaría en la caída política de Netanyahu.

Según informan los medios locales, el presidente del régimen de la ocupación, Reuven Rivlin, ha encargado este lunes al líder del partido político Azul y Blanco, Benny Gantz, para formar un ejecutivo, después de que recibió el respaldo de 61 de los 120 diputados del parlamento israelí para poner fin a un año de estancamiento político.

Esta medida se considera un golpe político para el primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu, quien ha fallado durante un año en establecer una coalición política, a pesar de que su partido Likud ha logrado ganar la mayoría de las elecciones legislativas en tres ocasiones.

“Unas cuartas elecciones no son posibles y la llave para la formación de un gobierno en Israel están actualmente en sus manos y las de todos los cargos electos de todos los partidos”, ha resaltado Rivlin, para después indicar que ha dado un plazo de 28 días a Gantz para realizar esta misión.

Con esta decisión, Gantz ahora tiene la oportunidad de tomar el control del parlamento israelí, controlar sus comités principales e impulsar una legislación que podría evitar que Netanyahu forme un gabinete debido a sus acusaciones de corrupción.

Por su parte, el exjefe militar israelí Gantz ha arremetido contra el premier israelí, asegurando que la mayoría “no quiere a Netanyahu” en el poder y le acusa de fomentar “el odio y la división”.

Netanyahu se convirtió en el pasado mes de noviembre en el primer ministro en la historia del régimen de ocupación en ser inculpado, concretamente por corrupción, malversación y abuso de confianza.

Los incesantes esfuerzos de Netanyahu por formar un ejecutivo, lejos de tener resultado alguno, han provocado, no obstante, muchas críticas en su contra.

Según una grabación develada el 1° de marzo, la estrategia del partido del premier israelí se basa en el odio y en una campaña negativa para atraer votos.

Ante la crítica situación provocada por el brote del nuevo coronavirus en los territorios ocupados palestinos, Rivlin convocó también ayer domingo a los dos rivales Netanyahu y Gantz a una “conversación urgente”, una reunión que terminó sin resultados, según informan los medios israelíes.

La nueva medida, no obstante, dio un golpe fuerte al presidente de EEUU, Donald Trump, quien gastó gran parte de su capital político a través de su polémico plan anti-Palestina, el llamado ‘acuerdo del siglo’, para que Netanyahu llegara al poder.

HISPANTV