Esta es la imagen más reproducida de la historia de la fotografía en todo el mundo FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- La imagen permaneció casi oculta durante siete años en la pared de la casa del autor hasta que la vio el editor italiano Giangiacomo Feltrinelli, quien recibió como regalo varias copias a partir de las cuales imprimió carteles tras la muerte del revolucionario argentino.

“Guerrillero heroico”, la foto más famosa del revolucionario Ernesto Guevara, conocido mundialmente como el Che, fue tomada el 5 de marzo de 1960 por Alberto Díaz (Korda) durante el entierro de las víctimas de la explosión de La Coubre.

El fotógrafo, reportero del diario cubano Revolución, por encargo de la redacción acudió a una manifestación de duelo dedicada a las más de 100 víctimas de la explosión del carguero La Coubre en el puerto de La Habana.

En primera fila se encontraban Fidel Castro y otros políticos famosos y figuras públicas. El Che Guevara estaba en el escenario en la última fila, apenas visible para el público.

En algún momento, el revolucionario dio un paso adelante y Korda logró hacer el clic tres veces. Junto con el Che salieron en la foto otras personas y una palmera.

“Desde el ángulo donde yo estaba, a unos ocho metros de la tribuna, al Che no se le veía, él estaba en un segundo plano (…) entonces yo estoy paneando mi cámara, retratando a todos los ministros, las figuras, el discurso de Fidel y eso y, en un momento impreciso, indeterminado, no pensado, emerge desde el segundo plano hacia el borde de la tribuna el Che”, comentó el artista del lente años después.

DE LA PARED AL MUNDO

Más tarde, el fotógrafo llamó a esta serie de tomas Guerrillero heroico, y cortó todo lo innecesario, dejando solo el retrato del comandante.
Al día siguiente, el número de Revolución salió con una nota acompañada con la foto de Castro y otras figuras.

Sin embargo, Korda pensó que las fotos eran buenas e imprimió la imagen que pasó los siguientes siete años en la pared de su casa. En 1967, el editor italiano Giangiacomo Feltrinelli visitó a Korda y le gustó la foto. El fotógrafo cubano le regaló unas cuantas copias.

Después de la muerte del Che Guevara en octubre de 1967, Feltrinelli imprimió carteles con la imagen. La foto se hizo muy famosa y ha sido reproducida en diversos medios.

A su vez, el artista plástico irlandés Jim Fitzpatrick a partir de la ya famosa fotografía presentó una versión en blanco y negro en la que se contrastan los rasgos del rostro.

CORREO DEL ORINOCO