CIUDAD MCY.- En el mundo son muchos los que están orando porque la pandemia del coronavirus, culmine y no siga cobrando más vidas, es por esto que los cultores que hacen vida en el estado Aragua, adelantaron sus peticiones a San Juan Bautista para implorarle que este terrible virus sea controlado.

Con cantos de sirena, los sanjuaneros, desde sus casas le pidieron a su patrono, se lleve pronto el Covid-19, y sane no solo al pueblo venezolano, sino al del mundo entero que está siendo tocado por este virus.

Entre las peticiones que hicieron estos sanjuaneros están la de René Cardoza, de la agrupación Puro Melao, que en su canto dice: Se me parte el corazón, se me parte el corazón de ver tanto sufrimiento, San Juan ayuda a tu pueblo que pasa por mal momento».

Karelis Blanco, del grupo Cuyagua, también hizo un canto de sirena en donde expresó su sentir: «A toda la humanidad le doy consejo de sabio, mejor quédate en tu casa y evitemos el contagio».

Por su parte, Amislek Makiba López dijo: «Este virus no distingue de credo, raza y religión, mejor quédate en tu casa, esa es la prevención».

Otros cultores devotos a San Juan Bautista, también dedicaron sus plegarias para la sanación del pueblo, con cantos de sirenas que dicen: «Santísimo Sacramento, tu nos puedes liberar de esta peste y del tormento que con algunos quiere acabar, San Juan acompaña a San Miguel que fue a buscar a la cruz, bienestar, vida y salud»… «Óyeme San Juan Bautista, aleja esta pandemia para que Venezuela se libere de ella».

Hay que recordar que el 24 de junio, próximo al solsticio de verano, se hacen sentir los tambores en diversos rincones de Venezuela y del estado Aragua, para celebrar el nacimiento de San Juan Bautista, donde los creyentes se reúnen y lo sacan en procesión llena de color, mariposas, cantos de sirenas y toques de tambores.

Pese a que faltan semanas para que llegue este mágico día, desde ya los sanjuaneros le están pidiendo que los ayude a liberar a su pueblo de esta pandemia, porque «si San Juan Todo lo tiene, San Juan todo lo da».

KARLA TRIMARCHI