CIUDAD MCY.- Sin referirse a los testimonios de los estadounidenses capturados en Venezuela, ni sobre campamentos irregulares en Riohacha declarados por el desertor militar venezolano Cliver Alcalá Cordones, el presidente de Colombia, Iván Duque, responde evasivamente a lo denunciado por el Gobierno Nacional sobre su participación directa en la incursión terrorista frustrada el pasado domingo.

Entrevistado por la radio local MiOriente – citado por Actualidad RT –, el mandatario colombiano indicó que él «no auspicia invasiones ni ningún tipo de triquiñuelas», así como dijo que él realizaba las cosas «de frente».

«Yo todo lo hago a plena luz del día», aseveró durante la entrevista.

Anteriormente, mediante un comunicado de la Cancillería colombiana, Duque había manifestado que la vinculación con los mercenarios detenidos el pasado domingo – confirmada por las investigaciones realizadas por las autoridades venezolanas – era una «acusación infundada, que intenta comprometer al Gobierno de Colombia en una trama especulativa».

Durante la entrevista, el presidente Duque se encargó de enumerar sus «logros» contra Venezuela, entre lo que nombró su apoyo al diputado de derecha de la Asamblea Nacional – instancia que se encuentra en desacato desde 2016 – y autoproclamado «presidente encargado», Juan Guaidó, quien está involucrado en este nuevo intento de golpe de Estado contra el país, y que tenía como fin asesinar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

La postura de Duque se suma a la realizada en las últimas 48 horas por el presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, quien negó haber participado en la incursión, a pesar de que se detuvieron dos exboinas verdes y veterano de guerra estadounidenses, quienes aseguraron ser miembros del cuerpo de seguridad que protege al mandatario de la nación norteamericana.

A pesar de que ambos mandatarios – enemigos declarados del Gobierno venezolano presidido por el jefe de Estado, Nicolás Maduro – han tratado de desligarse de las acusaciones, las autoridades nacionales basan sus acusaciones en las declaraciones realizadas por los exboinas verdes Luke Denman y Airan Berry, así como de otros detenidos en la incursión.

En sus declaraciones a la justicia venezolana, ambos estadounidense señalaron que ellos se encargaron de entrenar a los mercenarios implicados en la incursión en campamentos ubicados en Riohacha, Colombia – que fueron en varias oportunidades denunciadas por el Gobierno del presidente Maduro –, así como confirmaron tener contacto con un narcotraficante colombiano que responde al alias «Doble Rueda».

Más temprano, el ministro para Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, explicó que medios colombianos mediante investigaciones están armando un expediente que demuestra los nexos de Duque con los grupos delictivos a quienes les ordena dar apoyo logístico y financiero a criminales paramilitares con el objetivo de atacar a funcionarios del Gobierno de Venezuela.

«¿Cómo es posible que un descuartizador como alias ‘Doble Rueda’ esté libre en su finca en la Alta Guajira colombiana?. Ya están apareciendo en los medios de comunicación de Colombia que están armando un tenebroso expediente donde se evidencia que Duque, libera a narcotraficantes para que participen en acciones contra Venezuela», expresó Rodríguez en declaraciones desde el Palacio de Miraflores en Caracas.

AVN