El canciller cubano, Bruno Rodríguez, cuestionó al secretario de Estado, Mike Pompeo, quien no ha dicho una palabra sobre el ataque ocurrido FOTO VTV

CIUDAD MCY.- El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció en conferencia de prensa, la negligencia del Gobierno de Estados Unidos ante las acciones del atacante a la embajada de Cuba en Washington.

Ante el silencio de las autoridades estadounidenses, el diplomático cubano aseguró que el ataque a la embajada no puede verse como un hecho separado de la política y los discursos agresivos, así como de odio, además de la permanente instigación a la violencia de políticos estadounidenses y grupos extremistas anticubanos que han hecho de este tipo de ataques su medio de vida.

“Es obligación del Gobierno de los EE.UU. aclarar qué influencia ejerció en la conducta de Alazo Baró ante el sentimiento y la acción agresiva contra Cuba que se promueve en el Doral Jesus Worship Center de Miami”, aseveró.

También cuestionó al secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre lo que sabe de estos hechos, ya que suele pronunciarse contra Cuba, pero en esta ocasión no ha dicho una palabra sobre el ataque ocurrido: “Es deplorable que el Secretario de Estado, mientras mantiene silencio sobre el ataque terrorista, se haya pronunciado contra Cuba”.

El acusado, Alex Alazo Baró, había planificado su ataque contra la sede diplomática con suficiente antelación. Visitó el lugar de los hechos previamente con fines de exploración, dos semanas antes del ataque.

Asimismo, en los documentos legales dados a conocer sobre el caso, se supo que el atacante había visitado un hospital en el que expresó delirios de persecución sobre el Gobierno cubano. Luego las formuló de manera formal frente a las autoridades con el argumento de que el Gobierno cubano supuestamente pretendía asesinarlo.

“Corresponde al Gobierno de los EE.UU. explicar qué curso dio a esas acusaciones de Alazo Baró o cómo actuó cuando un individuo con esas características y antecedentes formula ante las agencias de aplicación de la ley acusaciones de cualquier naturaleza contra un país que tiene una sede diplomática en territorio estadounidense”, dijo el canciller.

Rodríguez aseguró que el atacante fue un ciudadano de origen cubano llamado Alex Alazo Baró. El mismo se acercó a la sede diplomática, lanzó una bandera contra las rejas con varias frases incoherentes y después trató de incendiarla con gasolina.

Luego se produjo un ataque a tiros contra la embajada utilizando un fusil semiautomático de asalto por parte de un individuo que viajó con arma y municiones desde Pennsylvania, dijo el canciller. Empleó 32 proyectiles contra el sitio, que en ese instante contaba con diez funcionarios dentro.

“Alazo Baró tenía dificultades económicas, había perdido un pequeño negocio y no tenía empleo en el momento del ataque”, dijo Rodríguez. Asimismo, contrastó esos hechos que se trataba de un ciudadano con licencias para armas y para conducir.

“Cómo pudo haber permitido el Gobierno de los EE.UU., disponiendo de estos antecedentes, que esta persona actuara de manera premeditada con ánimo de agresión y de matar”, aseveró.

Así, se conoció que mientras Alazo estaba en Cuba se dedicó a labores religiosas y mantenía una conducta normal. En 2003, viajó a México para asentarse allí y mantuvo una relación normal con su país de origen.

Viajó al país ocho veces anteriormente, lo que demuestra que nunca tuvo ni ha tenido problemas con Cuba dentro de su país de origen.

Durante su estancia en Miami, el atacante se asoció a un centro religioso llamado Doral Jesus Worship Center. A ese centro acuden regularmente y se reúnen personas con conductas de agresión, violencia, hostilidad y extremismo contra Cuba.

Allí se relacionó con el pastor Frank López, que tiene estrechas relaciones con Marco Rubio, Carlos Vecchio y con otras figuras de posiciones en contra de Cuba, incluido el congresista Díaz-Balart.

“Cómo un individuo con una conducta normal, religiosa, pacífica se transforma en alguien con problemas mentales que con escasos recursos económicos se hace poseedor de un fusil de asalto; se traslada, viaja de un estado a otro de la Unión y se lanza a cometer una agresión armada contra una sede diplomática en la capital de esa nación”, cuestionó Rodríguez.

VTV