CIUDAD MCY.- El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro tendrá que pedir perdón a la gente «por la forma en que pisotean la diplomacia de Brasil».

En una entrevista exclusiva con Opera Mundi, Arreaza habló sobre la relación con el gobierno brasileño y dijo que la diplomacia de Brasil «ya no es la Itamaraty de hace dos años, cuando era una importante escuela diplomática para América Latina y el mundo».

El ministro expresó estar preocupado por la situación de los 11.800 brasileños que viven en Venezuela, que quedaron sin servicios consulares después de que el gobierno de Bolsonaro retirara el cuerpo diplomático de Caracas, a principios de este mes.

Consultado sobre la incursión mercenaria del 3 de mayo, Arreaza señaló: «Ningún país nos ha contactado de ninguna manera. Partidos de izquierda y movimientos populares entraron en contacto. Pero, hasta la fecha, ningún gobierno en América Latina o Europa ha hablado sobre el tema».

«Hubo un silencio cómplice para ocultar el escándalo de una acción armada y mercenaria, financiada por Estados Unidos y organizada en territorio colombiano. Es una pena para las Relaciones Internacionales y para el continente americano que un país haya sufrido esto, que un país latinoamericano haya participado en una operación que también recibió fondos del narcotráfico, con mercenarios de los Estados Unidos. Eso es una verguenza», sentenció Arreaza.

Oro robado a Venezuela

En exclusiva para Opera Mundi, el canciller detalló que los recursos bloqueados de efectivo y oro son de aproximadamente 10 mil millones de dólares en bancos internacionales.

«A esto tenemos que agregar los activos, como las refinerías de nuestra compañía petrolera, Pdvsa, en Estados Unidos, el beneficio que ya no recibimos, la repatriación de capital de ese beneficio que no se ha enviado desde 2017. Estos recursos pueden superar los 30 mil millones de dólares», expresó.

Ratificó: «Si tuviéramos acceso a todos estos bienes, la situación económica de nuestro país sería totalmente diferente. Además, el bloqueo también afecta a la industria petrolera, porque tenemos dificultades para exportar y distribuir nuestro petróleo. No podemos importar equipos y piezas de mantenimiento, ni los productos químicos necesarios para la refinación. Cuando vamos a exportar persiguen nuestros barcos».

AVN