La producción de drogas en Colombia sigue creciendo aun cuando Estados Unidos mantiene nueve bases militares en territorio colombiano FOTO TELESUR

*** Parlamentarios denuncian inconstitucionalidad del arribo de este contingente

CIUDAD MCY.- Una brigada perteneciente a la Fuerza de Asistencia de Seguridad del Ejército de Estados Unidos (SFAB por su sigla en inglés) arribará a Colombia durante el próximo mes de junio, según un comunicado conjunto emitido por la Embajada de Estados Unidos y el Ministerio de Defensa Nacional del país suramericano.

Según la información, el contingente trae como misión colaborar con las fuerzas de seguridad colombianas en el enfrentamiento del narcotráfico. El documento no especifica fecha de arribo ni el total de efectivos miembros de la agrupación.

Sin embargo, actores políticos colombianos han hecho público que el número de militares estadounidenses en esta brigada asciende a unos 800. También han revelado que serán distribuidos en las denominadas “Zonas Futuro”, que incluyen áreas de los Departamentos del Cauca, Córdoba, Catatumbo, Arauca y Nariño.

Diversas personalidades colombianas han reaccionado ante este paso del Gobierno de ese país. Catalogan de inconstitucional el arribo de militares extranjeros sin autorización expresa del Senado.

Así lo cuestionó el senador Antonio Sanguino, quien recordó que un “convenio de cooperación no puede violar principios constitucionales de soberanía e integridad territorial con presencia de esta Brigada de asistencia militar”.

Otras reacciones se cuestionan la pertinencia de la presencia militar. Según publicó el senador Iván Cepeda, “si el Gobierno quisiera combatir el narcotráfico y contrarrestar asesinatos sistemáticos de líderes sociales, depuraría el Ejército de oficiales corruptos que aparecen en la Operación Bastón. En cambio prefiere promover la abierta intervención de militares estadounidenses”.

Entretanto, la exsenadora y activista de derechos humanos, Piedad Córdova, manifestó a través de Twitter que “sería bueno que comiencen con el caso de un narco que financió una campaña presidencial, le decían el Ñeñe Hernández”, en referencia al caso que vincula al presidente Iván Duque con el narcotraficante José Guillermo Hernández Aponte.

Hollman Morris, exconcejal de Bogotá y defensor de derechos humanos, alertó sobre la provocación que representaría el despliegue militar estadounidense en la frontera con Venezuela.

“Atención: Una de las Zonas Futuro donde operarían las tropas especiales del Ejército estadounidense serían el Catatumbo y Arauca, dos zonas limítrofes con Venezuela, lo que sin duda puede ser considerado como una provocación por el vecino país”, publicó Morris.

Asimismo, la presencia militar estadounidense en este país suramericano está asociada a otros hechos delictivos como violaciones de menores de edad y mujeres.

TELESUR