El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que está en contra de la invocación de la Ley de Insurrección FOTO TELESUR

CIUDAD MCY.- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, se distanció del presidente Donald Trump al oponerse este miércoles al uso de fuerzas militares en servicio activo para hacer frente a los manifestantes en todo el país que protestan contra la injusticia racial y brutalidad policial.

«Digo esto no sólo como secretario de Defensa, sino también como ex soldado y como ex miembro de la Guardia Nacional. La opción de utilizar fuerzas en servicio activo en un papel de aplicación de la ley sólo debe utilizarse como último recurso y únicamente en las situaciones más urgentes y graves. No nos encontramos en ninguna de esas situaciones ahora», dijo el jefe del Pentágono.

La declaración de Esper lo pone en conflicto con Trump, quien el lunes anunció que podría invocar la Ley de Insurrección de 1807 para reprimir los protestas por el asesinato de George Floyd a manos de un oficial de policía blanco de la ciudad de Minéapolis, quien se arrodilló sobre su cuello durante cerca de nueve minutos.

«No apoyo la invocación de la Ley de Insurrección», dijo Esper. La ley de 213 años de antigüedad autoriza al presidente el despliegue unilateral de las fuerzas armadas en territorio nacional con fines de aplicación de la ley.

Trump afirmó el lunes que enviaría a «miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes del orden» a restablecer el orden si los funcionarios estatales y locales no lo hacían.

Según informes, la policía utilizó gas lacrimógeno, granadas aturdidoras y balas de goma contra manifestantes en su mayoría pacíficos para despejar la calle para el presidente y su comitiva.

Ahora que los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía parecen haber disminuido en Washington DC, los soldados en servicio activo desplegados en la capital del país han empezado a regresar a sus bases de operaciones, informaron medios estadounidenses.

TELESUR