CIUDAD MCY.- El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) publicó en español su informe sobre las elecciones de 2019 en Bolivia y ratificó que no hay evidencia sobre la alteración de los resultados, por lo cual acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de “tergiversar” los datos y la evidencia hallados en su auditoría para reforzar su tesis de “manipulación intencional”, reseñaron medios internacionales.

El estudio de la OEA inclinó la balanza para que el 10 de noviembre de 2019, el entonces presidente Evo Morales renunciará a su cargo, en medio de denuncias de fraude, protestas cívicas, un motín policial y la sugerencia de las Fuerzas Armadas para su dimisión. Dos días después, partió en un vuelo a México denunciando un golpe de Estado.

La publicación del CEPR se da luego de que un reportaje del diario estadounidense The New York Times, del pasado 7 de junio, descubrió que la auditoría de la OEA que llevó a la anulación de los comicios “era deficiente”. “Examinamos detenidamente la evidencia estadística de la OEA y hallamos problemas con sus métodos”, reveló al periódico Francisco Rodríguez, un economista de la Universidad de Tulane.

Tras la divulgación del estudio en inglés del CEPR, en marzo, la OEA salió al paso para defender la “manipulación intencional” de los resultados de los comicios que, en su criterio, benefició al Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Morales, para lograr más de 10 puntos de ventaja y así eludir una segunda vuelta con su principal contendor, el expresidente Carlos Mesa, de la alianza Comunidad Ciudadana.

En su publicación traducida al español, en la introducción, el CEPR señala que su estudio se centra en el informe final de la auditoría realizada por la OEA “y muestra cómo los autores… tergiversan tanto los datos como la evidencia encontrados… en un intento de reforzar aún más sus afirmaciones sobre una manipulación intencional por parte de las anteriores autoridades electorales de Bolivia”.

Información VTV