CIUDAD MCY.- El 81% de los brasileños considera que difundir fake news (noticias falsas) contra políticos y jueces amenaza la democracia, de acuerdo con resultados de una encuesta del Instituto Datafolha, citada por el portal de noticias G1.

El estudio, realizado por teléfono el 23 y 24 de junio a 2 mil 16 personas, indica además que un 17% de los interrogados respondió que no existe tal peligro y un 3% no dio una opinión.

Respecto a que si amenazan a la democracia las protestas en las calles de grupos extremistas seguidores del presidente Jair Bolsonaro, que piden el cierre del Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (STF), el 68% respondió que sí, solo un 29% dijo que no.

Sobre si las noticias falsas constituyen manifestaciones en las redes sociales de los partidarios de Bolsonaro que piden la clausura de esas instituciones, el 66% opinó que sí, un 31% que no y el tres no tenía voz ni voto.

De acuerdo con la muestra, el 75% de los encuestados consideró que el régimen democrático es el más apropiado, mientras que un 10% aseguró que la dictadura es aceptable en algunas ocasiones.

En la última encuesta sobre el tema, realizada en diciembre, el 62% apoyaba la democracia y un número similar al actual, el 12, la dictadura.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, manifestó estar contento con la pesquisa de Datafolha, que mostró un crecimiento de los partidarios de la democracia y una disminución de los defensores de la dictadura en el gigante suramericano.

«Estoy feliz y triste al mismo tiempo. Feliz de ver que el brasileño no permitirá un retroceso institucional» y «triste tener que preocuparse en el siglo XXI por una discusión que ya debería estar enterrada», apuntó.

La emergencia sanitaria por la pandemia del Covid-19, unida a la crisis política, institucional y económica y a los escándalos de corrupción del Gobierno agravan el clima de inestabilidad en Brasil un año y medio después de la llegada de Bolsonaro al poder.

Información AVN