Un juez del Supremo Tribunal Federal pidió al gobierno un plan de protección para las comunidades indígenas FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- Un total de siete frentes parlamentarios de Brasil relacionados con la defensa de las comunidades originarias y la educación calificaron de política genocida del gobierno de Jair Bolsonaro el veto a partes de una ley para brindar acceso a servicios básicos, médicos y económicos a las comunidades indígenas ante el Covid-19.

El texto, que fue aprobado por el Congreso, establece que los pueblos tradicionales, indígenas y quilombos (comunidades afrobrasileños) deben ser considerados «grupos en situación de extrema vulnerabilidad».

Sin embargo, Bolsonaro para defender la firma a sus 16 vetos argumentó este miércoles que los beneficios incluidos por los legisladores generaban gastos adicionales y eran «contrarios al interés público», reseña Prensa Latina.

Para los frentes parlamentarios, los impedimentos del gobernante constituyen una «nueva demostración de falta de respeto e irresponsabilidad hacia el pueblo brasileño».

Los «vetos niegan derechos y garantías fundamentales para la vida de los pueblos tradicionales, como el acceso al agua potable, a las camas de la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), los productos de higiene y la distribución de alimentos», señalan los legisladores.

Hasta el momento, la Articulación de Pueblos Indígenas registra 12 mil 48 contagios y 445 víctimas mortales del Covid-19 en ciudades y regiones no urbanas de Brasil.

AVN