Es la segunda ocasión en menos de un mes que una unidad de superficie del Comando Sur se adentra en aguas venezolanas FOTO TELESUR

CIUDAD MCY.- El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció ante la comunidad nacional e internacional el ingreso furtivo en la zona contigua de la nación del buque de guerra estadounidense USS Pinckney (DDG-91), como «un acto de provocación que pretende menoscabar nuestra soberanía e integridad territorial».

Así lo denunció Arreaza por medio de un comunicado, publicado por la Cancillería en Twitter.

«El ingreso del buque estadounidense de manera furtiva en aguas jurisdiccionales venezolanas es a todas luces violatorio del Derecho Marítimo Internacional y sólo puede calificarse como un inexcusable acto de provocación, por demás errático e infantil, que se ejecuta como resultado de la reciente visita de Donald Trump al precitado comando militar en Florida -el Comando Sur-, en su desesperada campaña por atraer el voto latino en ese estado a cambio de la permanente e ilegal agresión contra Venezuela», puntualiza el texto.

Asimismo, el Estado venezolano advierte que sus instituciones «y en especial su Fuerza Armada Nacional Bolivariana harán respetar la sagrada soberanía e integridad territorial de Venezuela a toda costa conforme con las leyes internacionales, sin caer en absurdas provocaciones que pretenden afectar la paz y tranquilidad de los venezolanos y venezolanas, así como de los pueblos latinoamericanos y caribeños».

A continuación, el texto íntegro del comunicado:

«La República Bolivariana de Venezuela se dirige a la comunidad nacional e internacional en la oportunidad de denunciar las infames declaraciones difundidas por el Comando Sur de los Estados Unidos de Norteamérica, a través de su cuenta oficial en las redes sociales, en las cuales señala a Venezuela de ejercer un ‘excesivo control’ sobre sus aguas jurisdiccionales, al tiempo que el buque de guerra USS PINCKNEY (DDG-91) navegaba en nuestra Zona Contigua a una distancia de 16.1 millas náuticas de las costas venezolanas.

El ingreso del buque estadounidense de manera furtiva en aguas jurisdiccionales venezolanas es a todas luces violatorio del Derecho Marítimo Internacional y sólo puede calificarse como un inexcusable acto de provocación, por demás errático e infantil, que se ejecuta como resultado de la reciente visita de Donald Trump al precitado comando militar en Florida, en su desesperada campaña por atraer el voto latino en ese estado a cambio de la permanente e ilegal agresión contra Venezuela.

Las instituciones de la República Bolivariana de Venezuela, y en especial su Fuerza Armada Nacional Bolivariana, harán respetar la sagrada soberanía e integridad territorial de Venezuela a toda costa conforme con las leyes internacionales, contemplando todas las acciones que considere necesarias, sin caer en absurdas provocaciones que pretenden afectar la paz y tranquilidad de los venezolanos y venezolanas, así como de los pueblos latinoamericanos y caribeños».

AVN | VTV