CIUDAD MCY.- Cuatro de cada 10 muertes por Covid-19 en Estados Unidos han ocurrido en hogares para ancianos, a pesar de que el presidente Donald Trump prometió garantizar pruebas rápidas en las residencias de abuelos.

El presidente de LeadingAge de Texas, George Linial, que representa a los asilos sin fines de lucro del país, aseguró que se pueden estar entregando los instrumentos sin los botiquines diagnósticos.

Dicha organización ha instado a la administración de Trump a que establezca un mecanismo de pruebas que reemplace “el actual desorden de arreglos locales y estatales”, reseñó Prensa Latina.

Otro de los que ha prometido soluciones a las residencias de adultos es el director de pruebas del Departamento de Salud, Brett Giroir, quien manifestó que “proveerán suficientes botiquines para hacer una ronda a los residentes y dos rondas los empleados”.

Información AVN