HUGO CABEZAS

Cuánto acierto tuvo el presidente Nicolás Maduro al convocar la Asamblea Nacional Constituyente el pasado 1º de mayo. El país hoy vive en paz y los venezolanos avanzamos en nuestra reconciliación. Estamos demostrando y nos estamos demostrando que Venezuela somos todos y que Venezuela es de todos.

Haber alcanzado la paz nos está permitiendo diseñar políticas novedosas para enfrentar la coyuntura que vivimos. La mejor demostración de esta afirmación lo constituyen los anuncios que el presidente Nicolás Maduro presentó al país el pasado jueves 7 ante la Asamblea Nacional Constituyente.

Veamos algunos de ellos:

1. Para enfrentar la ola especulativa, que en el marco de la guerra económica han establecido comerciantes expoliadores del pueblo, presentó la Ley del Plan 50, a través de la cual se fija el precio máximo de 50 rubros básicos de consumo nacional y se avanza en la creación de mecanismos de fiscalización para enfrentar la especulación.

2. Para garantizar que los productos distribuidos a través de la red de distribución de alimentos, presentó la Ley de los CLAP, a través de la cual se crean los fiscales del Poder Popular.

3. Para evitar la especulación con las divisas extranjeras y de manera particular darle un duro golpe al llamado dólar negro, el cual promueve esa mafia llamada dólar today, se formula la Ley de Creación y Control de las Casas de Cambio en Venezuela y más allá de sus fronteras.

4. Con el propósito de avanzar en la diversificación de nuestra economía, se propuso la Ley de Promoción y Protección de la Inversión Extranjera.

5. Se creó la Ley para Régimen Tributario del Arco Minero, con el propósito de regular su explotación, siempre pensando en el resguardo del medio físico, que haga posible una relación armoniosa hombre-naturaleza.

6. Para nadie es un secreto que el imperio, por ser el productor del dólar, tiene una ventaja comparativa que lo convierte en el gran expoliador de la economía financiera mundial. En ese sentido, a través del Dicom, nos proponemos utilizar otros signos monetarios como el yuan, euro, rupia, etc., de convertibilidad internacional.

7. Venezuela es un país joven, se ha dicho siempre. Pero en la cuarta República nuestros jóvenes fueron excluidos del desarrollo nacional, durante ese período se les despreció, incluso se les satanizó de tal manera que ser joven era sinónimo de delincuente, sobre todo los de los barrios más humildes de nuestro país. Para resarcirle a la juventud venezolana la deuda social que con ella se tiene se propone incorporar a 600 mil jóvenes al Plan Chamba Juvenil.

8. Para paliar la especulación y mantener el poder adquisitivo de nuestro pueblo, sobre todo aquellos sectores más vulnerables, se aumentó el salario mínimo nacional en un 40%, ubicándose en Bs. 136 mil 544, e igualmente aumento del bono de alimentación de 17 UT a 21 UT (aumenta 4 UT) pasando de Bs. 153 mil a Bs. 189 mil (136 mil 544+189 mil=325 mil 544 bolívares) a partir del 1º de septiembre.

9. Las pensiones pasarán a un monto de 136 mil 544 bolívares más el Bono de Guerra 40 mil 964 para un total de Bs. 177 mil 507.

10. El monto de las Tarjetas de Hogares de la Patria para las madres jefas de hogar pasa de 100 mil bolívares mensuales a Bs. 140 mil.

11. Para el inicio del nuevo año escolar, y a través del Carnet de la Patria, se beneficiará a 300 mil familias con un bono de ayuda escolar de Bs. 250 mil.

No hay lugar a dudas. La Paz es la garantía de que medidas económicas y sociales como estas no hubieran sido posibles de instrumentar si no derrotábamos los planes desestabilizadores y golpistas que el oposicionismo venía adelantando en nuestro país.

En poco más de un mes de instalada la Asamblea Nacional Constituyente hemos logrado avanzar en el camino de la paz y el reencuentro de los venezolanos. Amigo, paisano, vecino, compañero, compadre, hermano, papá y mamá, son palabras que de nuevo comienzan a escucharse en los diálogos entre nuestros compatriotas. Esa es Venezuela. Y así es que se gobierna, presidente Nicolás Maduro.