La fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda FOTO HISPANTV

CIUDAD MCY.- El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha acusado este miércoles a la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en la ciudad neerlandesa de La Haya, de mostrar “ilegítimos intentos” de someter a estadounidenses a su jurisdicción.

Ha explicado que la medida se aplica contra los funcionarios de la CPI, incluidos la fiscal general Fatou Bensouda, y el jefe de la División de Jurisdicción, Complementación y Cooperación de la Oficina del Fiscal de la CPI, Phakiso Mochochoko, quien ha ayudado en las pesquisas.

Pompeo ha asegurado que EE.UU. sancionará a cualquier otro individuo o entidad que siga dando “apoyo material” a los ya sancionados de la CPI, una institución que, de acuerdo con el diplomático estadounidense, está “rota” y es “corrupta”.

“Hoy, tomamos el siguiente paso porque la CPI continúa dirigiéndose contra los estadounidenses, tristemente (…) Estados Unidos nunca ratificó el Estatuto de Roma que creó esa Corte y no toleraremos ilegítimos intentos de someter a estadounidenses a su jurisdicción”, ha afirmado Pompeo en una rueda de prensa en Washington.

Además, el jefe de la Diplomacia estadounidense ha anunciado que habrá también restricciones en la emisión de visados para quienes están implicados, de una forma u otra, en las investigaciones de la CPI contra los uniformados estadounidenses.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, autorizó el 11 de junio sanciones contra los funcionarios que investigasen a tropas de su país o sus aliados. La medida provocó una ola de críticas a nivel global.

La CPI, decidió iniciar investigaciones después de que un examen preliminar realizado por fiscales en el año 2017 encontró motivos razonables para creer que los soldados estadounidenses cometieron crímenes de guerra en Afganistán y que la CPI tiene la jurisdicción correspondiente para realizar esas pesquisas.

El objeto de las pesquisas son los crímenes cometidos en el marco del conflicto armado en Afganistán, iniciado el 1 de mayo de 2003, cuando el país asiático se convirtió en Estado miembro del Estatuto de Roma. Estados Unidos, que no es parte de la CPI, lleva a cabo una campaña total contra esta entidad, aduciendo que realiza enjuiciamientos motivados políticamente contra sus ciudadanos.

HISPANTV