CIUDAD MCY.- Existen más de 30 vacunas candidatas y nueve de éstas ya se encuentran en la última etapa de ensayos clínicos, que darán resultados para finales de este año o principios del próximo.

La científica Soumya Swaminathan, jefa de la Organización Mundial de la Salud, aseguró que luego de obtener un vacuna segura el problema mayor será la producción de miles de millones de dosis y su transporte a los países, por lo que tal vez llegarán para mediados del 2021.

«Luego de eso habría que ampliar la fabricación para producir cientos de miles de dosis que se van a necesitar. De hecho, el mundo va a necesitar miles de millones y eso va a tomar tiempo de producir. Así que hay que ser optimista, pero realista al mismo tiempo. Hablando de manera realista a mediados de 2021, tal vez el segundo o tercer trimestre, es cuando vamos a ver dosis que comienzan a llegar a los países para que comiencen a inmunizar a sus poblaciones», explicó.

La doctora, quien es encargada de Covax, iniciativa de la OMS para el desarrollo y el acceso equitativo a las vacunas, agregó: «Sabemos que normalmente en el desarrollo de vacunas se espera que un 10% de esos ensayos sean exitosos, entonces tener muchas candidatas en etapas de testeo nos da esperanza de que varias podrían probar ser seguras y efectivas».

«Es importante que las personas que más las necesitan las reciban, sin importar en qué país estén. No tiene sentido que un país vacune a su población entera y que otros se queden esperando. Esto es lo que queremos conseguir con Covax, si las vacunas llegan antes mejor, pero con certeza para mediados de 2021 deberíamos estar viendo que lleguen a los países y poblaciones», dijo Swaminathan.

Por su parte el director de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, expresó su preocupación por el uso eficiente de esta vacuna: «Queremos que todo el mundo tenga acceso a las vacunas, pero inicialmente, cuando la oferta es limitada, se debe dar prioridad a los trabajadores esenciales y a los que están en mayor riesgo, incluidas las personas mayores y las personas con afecciones subyacentes. En otras palabras, la prioridad debe ser vacunar a algunas personas en todos los países, en lugar de a todas las personas en algunos países».

Para Tedros en muy importante tomar en cuenta la situación económica de los países: «En un mundo interconectado, si las personas de países de ingresos bajos y medianos no reciben las vacunas, el virus seguirá matando y la recuperación económica a nivel mundial se retrasará. Por lo tanto, el uso de las vacunas como un bien público mundial es de interés nacional para todos y cada uno de los países. El nacionalismo de las vacunas prolongará la pandemia, no la acortará».

Volviendo al tema principal de la producción de una vacuna segura y efectiva, el proyecto Covax agradeció a quienes ya se unieron a este plan: «También estamos en conversaciones sobre otras cuatro vacunas prometedoras. Otros nueve candidatos que se encuentran en las primeras etapas de desarrollo están siendo evaluados para su inclusión en el mecanismo».

Por otro lado, la doctora María Van Kerkhove expresó que, aunque la vacuna aún esté en desarrollo, se pueden trabajar en otras soluciones: «Hay muchos pasos que como individuos podemos tomar para protegernos del contagio, minimizar la exposición y manejar el riesgo. Esto tiene mucho que ver con cómo manejamos nuestra vida diaria, y todos queremos volver a la vida normal y a lo que era, pero tenemos que considerar decisiones sobre cómo hacemos esto; por ejemplo, para ir al trabajo, si tenemos que utilizar mascarilla cuando no podemos guardar la distancia, así como aplicar la etiqueta respiratoria al toser y estornudar, y evitar los lugares abarrotados, cerrados y con poca ventilación».

AVN