CIUDAD MCY.- La Organización de las Naciones Unidas exhortó este jueves al Gobierno mexicano a investigar “de manera exhaustiva y bajo la clasificación de graves violaciones a los derechos humanos” la masacre de migrantes registrada entre 2010 y 2012 en los estados de Tamaulipas y Nuevo León.

Mediante un informe, el Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares expresó su preocupación a que después de tantos años de la masacre no haya “aún personas sancionadas”.

El Comité de la ONU criticó las irregulares en las investigaciones para identificar a los responsables y las víctimas de la masacre. Al mismo tiempo, señaló que el Gobierno mexicano enfrenta “numerosos e importantes desafíos” en la protección de los derechos de los trabajadores migratorios.

El 22 de agosto de 2010, unos 72 migrantes de América Central y del Sur fueron asesinados en el municipio San Fernando, en el estado de Tamaulipas, por integrantes de grupos organizados con presunto apoyo de la policía local.

Luego entre abril y mayo de 2011 otros 193 cuerpos de migrantes fueron encontrados en el mismo municipio mexicano, que luego en 2012 aumentaron a 242, tras encontrar otros 49 cadáveres en el estado de Nuevo León.

La ONU criticó el impacto de la desaparición forzada de personas migrantes y mexicanos, como también los altos índices de violencia de género que se registran en el país centroamericano, y más cuando a estas acusaciones están vinculadas autoridades públicas, en especial policías federales, estatales y municipales.

El informe también denunció el alto número de personas detenidas en 58 Estaciones Migratorias que no son sometidas a los procesos legales correspondientes, sino que pasan por tratos crueles y degradantes.

Información TELESUR