CIUDAD MCY.- El presidente francés Emmanuel Macron al intervenir en el segmento de alto nivel del 75 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) criticó la inoperancia del Consejo de Seguridad del organismo, la cual atribuyó a las contradicciones entre Rusia y Estados Unidos.

Al hacer alusión al tema central de la asamblea: la crisis de la Covid-19, Macron dijo que «esta crisis exige que cooperemos y busquemos soluciones coordinadas» entre todos los países, lo cual, a su juicio, ha sido un problema en las propias Naciones Unidas en un contexto en el que llegó a calificar la nueva realidad mundial de «brutal».

Enumeró los problemas que ha generado o agravado la crisis de la Covid-19: enfermedades emergentes y reemergentes, la inseguridad alimentaria, la crisis en la educación, el aumento de la violencia hacia las mujeres en diversos ámbitos, aunque no ofreció respuestas concretas para ello.

El mandatario francés hizo énfasis en que los medios de respuesta colectiva también han sido afectados y citó como ejemplo la Organización Mundial de la Salud (OMS), de quien dijo que fue «acusada de complacencia» por unos, sin mencionar por su nombre a Estados Unidos; e «instrumentalizada» por otros.

Una declaración de peso fue cuando el ocupante del Palacio de los Campos Elíseos dijo que «la propia ONU estuvo en situación de impotencia, [porque] el Consejo de Seguridad, con dificultad, logró un acuerdo sobre una tregua humanitaria».

Según Macron, esto se debió a que «los miembros permanentes no pudieron [ponerse de acuerdo], porque dos de ellos eligieron la rivalidad en lugar de la eficacia colectiva», y mencionó a Rusia y Estados Unidos como responsables.

El mandatario francés no dejó de lanzar críticas contra Irán, sin embargo dijo rechazar la actitud del Gobierno de Estados Unidos al apartarse del acuerdo nuclear con Teherán, el cual dijo hay que crear un marco de acción que permita ampliar el acuerdo de Viena del 2015.

Macron justificó la presencia militar francesa en Malí y el Sahel bajo la bandera de la llamada «lucha contra el terrorismo», lo cual lo ha llevado a involucrarse en todo lo que sucede la región africana.

Un aparte en el discurso del mandatario francés fue la situación de Líbano, país que en menos de un mes y en medio de la pandemia de la Covid-19 visitó dos veces y en el cual ejerce gran influencia aunque lo calificó de «tesoro de la humanidad» y al cual llamó a respetar su soberanía frente a lo que llamó «potencias hegemónicas».

Información TELESUR