CIUDAD MCY.- El lanzamiento de un nuevo misil por Corea del Norte que sobrevoló territorio de Japón este viernes alertó a la comunidad internacional que además celebró una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Corea del Norte insiste en que sus ensayos balísticos son una respuesta a las sanciones de Estados Unidos y la presión de este país en la región. No obstante, algunas naciones como Japón consideran las acciones como una provocación del país asiático que el pasado 3 de septiembre realizó su sexta prueba nuclear.

Para el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el lanzamiento del misil es una “manifiesta violación” de las resoluciones del Consejo de Seguridad, que el pasado lunes prohibió la compra de textiles a Corea del Norte, impuso límites de importación de hidrocarburos y no permitirá a los Estados miembros de la ONU emitir permisos de trabajo a los nacionales norcoreanos.

En total, nueve sistemas de sanciones fueron implementadas para obligar a Corea del Norte a abandonar sus acciones de disuasión nuclear.

Por su parte, para las fuerzas de autodefensa de Japón el lanzamiento del misil no representaba una amenaza directa, y se abstuvieron de todo intento de derribarlo, de acuerdo con el secretario general de la Oficina del Gabinete, Yoshihide Suga.

Asimismo, Rusia condenó “enérgicamente estos actos seguidos de provocación y rechazamos esta postura demostrativa” del Gobierno norcoreano.

“El diálogo es imposible en una situación como esta. Las sanciones y presiones internacionales se tensarán aún más para forzar a Corea del Norte a no elegir otra opción más que dar un paso adelante en el camino hacia un diálogo genuino”, dijo el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China reiteró el viernes sus llamamientos para una solución pacífica y diplomática.

Información TELESUR | PRENSA LATINA