CIUDAD MCY.- Restituir la justicia y combatir la guerra económica, impuesta por los poderes fácticos como estrategia para la desestabilización del Gobierno nacional y su institucionalidad, fueron las acciones que orientaron la decisión del presidente de la República, Nicolás Maduro, de convocar el poder originario, indicó ayer el presidente de la Comisión de Participación Ciudadana de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Darío Vivas.

“Desde 2010 comenzó un complot contra nuestro pueblo. El Comandante Hugo Chávez nos alertó de los planes desestabilizadores contra la Patria; por eso en 2012 nos entregó el plan de conducción de la Revolución plasmado en el Plan de la Patria”, dijo Vivas en transmisión de Venezolana de Televisión.

Durante su participación en la consulta pública de la ley contra el odio, que se realizó en Yaracuy, Vivas agregó que a estas acciones se sumó la campaña mediática internacional contra Venezuela, que pretendió amilanar la soberanía y autodeterminación del pueblo venezolano, y que se intensificó con las recientes sanciones unilaterales impuestas por la administración de Donald Trump.

“Estamos trabajando para que prevalezca la paz, para combatir el boicot que se ha impuesto contra la economía nacional”, indicó.

Información AVN