CIUDAD MCY.- El presidente de China, Xi Jinping, respaldó este sábado una extensión de la iniciativa del G-20 sobre la cancelación de la deuda a países pobres, como apoyo a superar las dificultades derivadas de la pandemia de Covid-19.

Al intervenir en una cumbre del grupo, el dignatario aseguró que Beijing de forma individual también tomará medidas con ese mismo propósito, aunque este año ya suspendió el endeudamiento a 23 naciones en desarrollo por un valor superior a los mil 300 millones de dólares.

Reiteró el compromiso de facilitar el acceso a las vacunas contra la Covid-19 una vez listas y sugirió el establecimiento de un mecanismo universal de salud que incluya un código QR (de respuesta rápida) y resultados negativos de pruebas de ácido nucleido.

Xi propuso promover un nuevo tipo de relacionamiento internacional donde prime el respeto mutuo, la igualdad y el beneficio para todas las partes.

‘Estamos dispuestos a subsanar las discrepancias mediante diálogo, resolver las controversias a través de negociaciones y hacer esfuerzos mancomunados por la paz y el desarrollo del mundo’, dijo.

Por otro lado, llamó a fortalecer el papel de la Organización Mundial de la Salud, defender el multilateralismo y reformar la Organización Mundial del Comercio de manera que aumente su eficacia y autoridad.

Xi propuso acoger en China una cumbre de mujeres en 2025 para contribuir al progreso de las féminas en una era postCovid-19, urgió frenar el contrabando de animales salvajes y formular políticas para las monedas digitales.

Entre otras cuestiones, reiteró la continuidad de la apertura del mercado doméstico aunque el nuevo modelo de desarrollo concede primacía a la autosuficiencia científico-tecnológica y el consumo interno.

‘Establecer un nuevo paradigma (en China) no es cerrar las puertas, sino construir un nuevo sistema de economía abierta con estándares más elevados’, acotó.

Información PRENSA LATINA