CIUDAD MCU.- A pesar de una moratoria contra los desalojos emitida para frenar la propagación del Covid-19, miles de personas han perdido sus hogares en Estados Unidos, señaló este martes una publicación del medio The Nation.

La revista ecordó que el 1 de septiembre los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) divulgaron la medida como consecuencia de la pandemia.

Aún así esa prohibición de desahucios, la cual solo se aplica hasta fin de año a los inquilinos que califiquen, presenta muchas lagunas y se pone en práctica de forma ineficaz, lo cual llevó al desalojo de miles de personas.

Aunque el artículo no mencionó cifras a nivel nacional, indicó que en solo cinco estados del país los propietarios corporativos presentaron casi 10 mil solicitudes de expulsión desde que entró en vigor la moratoria.

Esta prohibición de los CDC se implementó explícitamente porque, según la agencia, «los desalojos de inquilinos podrían ser perjudiciales para las medidas de control de salud pública destinadas a frenar la propagación del SARS-Cov-2».

Por su parte, los defensores del derecho a la vivienda y abogados en todo el país dicen que la falta de claridad de la prohibición significa que los jueces aún permiten que las expulsiones sigan adelante en muchos lugares.

En octubre, los CDC difundieron un documento de preguntas frecuentes en el cual manifestaron que los propietarios todavía pueden tomar todas las medidas del proceso de desahucio.

«Eso significa que muchos inquilinos serán amenazados con un desalojo y simplemente optaron por mudarse, en lugar de arriesgarse a la terrible experiencia o tener un desalojo en su historial», apuntó el texto.

Una vez que se levante la moratoria el 31 de diciembre, se iniciará una avalancha de casos, de tal manera que las personas enfrentarán la remoción inmediata, reseña Prensa Latina.

Dentro de las lagunas legales de la moratoria está que los propietarios no tienen la obligación de informar a los arrendatarios sobre la prohibición, por lo que si estos no conocen sobre la moratoria, corren el riesgo de ser expulsados de sus hogares, incluso si cumplen con los requisitos para ser protegidos.

Asimismo, la orden de los CDC solo abarca las expulsiones relacionadas con no pagar el alquiler, por lo que los dueños de las viviendas, pueden usar otros motivos para sacar a los inquilinos, como supuestas violaciones del contrato de arrendamiento.

Información AVN