CIUDAD MCY.- La Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), este año 2021 con nuevos retos de elevar la autoconstrucción de vviviendas y blindar el sistema con la criptomoneda venezolana, El Petro, así lo aseveró el el Ministro para el Poder Popular para Hábitat y Vivienda, Ildemaro Villarroel durante una entrevista especial.

En este sentido, afirmó que los venezolanos y las venezolanas enfrentarán el futuro con optimismo gracias a que el pueblo tiene una conciencia que despertó hace 20 años, y gracias a la visión política del presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, que ha fortalecido la GMVV.

Igualmente, el ministro Villarroel destacó que en el año 2018, la autoconstrucción de la GMVV ocupaba 47% y el presidente Maduro ordenó elevarla al 70%, al visualizar los efectos del bloqueo ecoónomico imperial, y cuando llegó la pandemia en 2020 la autoconstrucción se convirtió en un antídoto que permitió llegar al hito 3 millones 400 mil viviendas,

Asímismo, recordó que gracias a “líderes excepcionales como el presidente Maduro, quien en 2017 ordenó la potenciación del Petro”, por lo cual las políticas socialistas en vivienda han creado un ecosistema económico blindado con el Petro.

“La GMVV es punta de lanza de la gestión social del presidente Maduro y expresión de la visión humanista de la Revolución Chavista y Bolivariana, de la concepción de la vivienda como derecho social y no como mera mercancía. En este año difícil de pandemia y bloqueo, hemos mantenido el programa socialista”, manifestó Villarroel.

Acerca de la autoconstrucción , precisó que ésta tiene dos vertientes del Poder Popular, las cuales han servido de guías: El programa para las viviendas concentradas en urbanismos con Asamblea de Viviendo-venezolanos como forma de organizar y generar el derecho, y la Atención integral de viviendas aisladas, con varios niveles para familias, con plan de capacitación fortaleciéndose ahora.

Informó que entregándole material y respaldo de Estado se potencia la construcción organizada de viviendas a través del Poder Popular. Además, se invierte en la empresa privada seria, multiplicando por cinco las unidades construidas.

“Esta autoconstrucción ha sorprendido, por la capacidad del pueblo de asumir con sus propias manos la construcción de su esperanza”.

De igual forma, advirtió que en los países capitalistas donde la vivienda es una mercancía, los habitantes deben crear y sufrir sin esperanza alguna en los llamados “Movimientos Sin Techo”, aunque esos Gobiernos no atienden sus reclamos. En contraste con esto, “en la Venezuela de la Revolución Bolivariana, Chavista y Socialista del Siglo XXI, existen Movimientos de Pobladores, Brigadas de Constructores, que reciben todo el apoyo estatal para tener su techo digno y propio”.

“Las personas que aún no han recibido vivienda saben que se están construyendo viviendas y se mantiene la esperanza en la medida que se empodere el pueblo”.

La GMVV, programa articulador de los planes sociales

Durante esta entrevista especial, Villarroel que la “GMVV es un programa articulador de todos los programas sociales, porque la vivienda es el núcleo de todos los otros derechos, alimentación, salud, educación. La vivienda es indicador del desarrollo humano estructural, y al solucionar esta necesidad de vivienda, genera automáticamente otras necesidades. Si tiene la casa, necesita línea blanca, carro, y así se genera una dinámica social que debemos asumir como revolucionarios”.

“Más allá del saldo material, es el saldo de generar poder y conciencia de la organización popular comunal y que las familias vean que pueden tener respaldo para construir su vivienda propia. No se cuantifica en dinero, sino que deja al Poder Popular victorioso, ante los embates de una ofensiva imperial y además con la pandemia”.

La política de vivienda ha sido reconocida en Venezuela por organismos como la ONU-Hábitat, que invitó a las autoridades a una conferencia en 2020, donde se destacaron dos ponentes, la República Popular China y a la GMVV.

Ecosistema de El Petro

El ministro aseguró que la creación del Petro-Inmobiliario, es un mecanismo de intercambio de valor. El cual posee a la fecha 33 mil 800 Petros que circulan y producen reserva de valor propio de una moneda en el sistema de financiamiento constructivo dentro de la GMVV.

Acerca de esto, lo definió como un muro de protección contra los daños inflacionarios producto de la especulación arbitraria de la guerra económica imperial.

Igualmente, informó que la GMVV tiene 39 constructoras serias, adecuadas a nivel de rentabilidad propio de una sociedad racional, mantienen la motivación y empeño de construcción “y así como fueron componente en metas logradas en 2020, lo serán en 2021 con muchísima más potencia”.Esas empresas están construyendo 60 proyectos, para 30 mil 263 viviendas que benefician a 118 mil personas. Están trabajando en la franja norte del estado venezolano.

Además, fue incorporado en 2020 un potenciador financiero para generar recursos como lo es el mercado de valores. Se realizaron convenios con la Superintendencia de valores para que las empresas puedan estructurar deuda y salir con títulos de participación con proyectos y venta de viviendas para atraer capital privado, y seguir construyéndolas para ser otorgadas a precios justos.

Este mecanismo de financiamiento, junto al Fondo de Ahorro Obligatorio de Viviendas potenciará la construcción en 2021. “El Petro antes era una idea ahora es una realidad concreta. Los constructores saben que las empresas trabajan en Petro porque les protege el valor.

Fondo de Ahorro Obligatorio de Viviendas

“Algunos periodistas internacionales nos preguntan cómo hemos hecho para seguir la construcción de viviendas. Por un lado el mecanismo de autoconstrucción popular, el Petro Inmobiliario -que se fortalece ahora con el mercado de valores- y ahora el Fondo de Ahorro Obligatorio de Viviendas”, relató Villarroel.

Este fondo percibe el 3% de todos los salarios públicos y privados que cotizan al mecanismo legal. Con los recursos se hace inversión en Petros, compra las criptomoneda venezolanas que se utilizan en el sistema y genera reserva de valor.

Por otro lado, la política dinámica en 2020 de préstamos a corto plazo a las empresas, que reciben créditos para ejecutar proyectos y se pagan en 2 años. “Y esa recaudación, ese fondo rotatorio cada vez crece porque pagan con interés y logramos que no se deprecie. Y tenemos el Banco Nacional de Hábitat y Vivienda, que exhibe números azules; proyectado a ser un banco de segundo piso para empresas constructoras”.

Derecho a la Vivienda social

Ante la posibilidad de que el beneficiario de una vivienda de la GMVV pueda vender su propiedad, el Ministro dijo que sí es posible, pero existe un mecanismo diseñado para mantener la característica social del bien, ofreciendo la venta ante un organismo, la Inmobiliaria Nacional, porque de otra manera no podrá ser legal la transacción.

Informó que actualmente se han detectado intentos ilegales de vender apartamentos y casas en miles de dólares, aún cuando al beneficiario le fue entregada la vivienda con financiamiento social y para que disfrutara con su familia de una residencia digna. El Estado no puede dejar que esas viviendas sean vendidas en el libre mercado especulativo.

Así, toda venta para que sea reconocida como transferencia de propiedad debe ser registrada y tiene condicionamiento que ninguna vivienda sea vendida si no ha sido ofrecida a la Inmobiliaria Nacional.

“Puedes decidir vivir en ella, traspasarla a tus hijos y si la vendes debe ser preservado el valor social y no se permite -como quieren algunos beneficiarios con mentalidades capitalistas- venderlas en mil Petros cuando te costó 50”, puso como ejemplo.
El alto funcionario gubernamental aseveró que no puede ser posible que alguien pueda vender su vivienda con la intención de tener una ganancia exorbitante, de una casa que le fue entregada como derecho humano y no mercancía, quitándole la oportunidad a otras familias jóvenes de poder acceder al mismo derecho que tuvo el que quiera vender una vivienda de la GMVV.

“La Constitución en su artículo 82 establece que el Estado debe garantizar el derecho a la vivienda y la Revolución ha construido un sistema de producción de viviendas a precios justos, con inversión social, que no se puede perder en la vorágine del capitalismo”, concluyó.

Información RNV