El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, la medida está destinada a complicar cualquier esfuerzo de Biden para reanudar el proceso de deshielo del presidente Obama en las relaciones con La Habana | FOTO ARCHIVO

CIUDAD MCY.- El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, reafirmó el rechazo a las pretensiones del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, de incluir nuevamente a la isla caribeña en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

«De imponerse por capricho la campaña personal» de Pompeo, se «confirmaría que en Estados Unidos es mayor la lealtad corrupta a intereses minoritarios que el compromiso en la lucha contra este flagelo internacional», afirmó el jefe de la diplomacia desde su cuenta en la red social Twitter.

La subdirectora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores, Johana Tablada, también en Twitter señaló que: «si entra en vigor la decisión de poner a #Cuba en lista a la que no pertenece será en detrimento de la gran mayoría de cubanos y estadounidenses, de los intereses nacionales de ambos países, y de la lucha internacional contra el terrorismo».

Según el diario norteamericano New York Times, el secretario norteamericano valora un plan para colocar a la mayor de las Antillas en la unilateral lista de naciones que, según Washington, patrocinan el terrorismo.

Esta es una medida destinada a complicar cualquier esfuerzo del mandatario electo, JoeBiden, para reanudar el proceso de deshielo del presidente Barack Obama (2009-2017) en las relaciones con La Habana, añadió el artículo.

Pompeo tiene tres semanas para decidir sobre la medida que busca complacer a la extrema derecha de Miami (desde donde actúan impunemente grupos terroristas), lo cual limitaría las posibilidades de Biden de revertir decisiones del actual presidente, Donald Trump, en materia de política exterior, apuntan fuentes oficiales.

El calificativo de «patrocinador del terrorismo» fue impuesto a Cuba por primera vez en 1982, bajo la administración de Ronald Reagan (1981-1989), pero fue eliminado en 2015 en medio del proceso de normalización de las relaciones iniciado a finales de 2014 por los entonces presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

El Gobierno de la isla denunció en múltiples espacios la larga lista de acciones violentas cometidas (o fomentadas) por Estados Unidos contra su territorio, causantes de al menos tres mil 478 muertes.

Información AVN