El objetivo es utilizar un producto ecológico que contribuya a la preservación del ambiente | FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- El Parque Estación La Victoria y el Vivero Integral Comunitario abrieron una vez más sus puertas para un encuentro de saberes ancestrales. En esta oportunidad un grupo de féminas pertenecientes a la organización Nutricosmética llevaron a cabo un taller de Elaboración de Toallas Sanitarias Ecológicas, conjuntamente con la difusión de las bondades sanadoras de las plantas medicinales que en este parque habitan.

Tuqueque Diversidad Biológica y Naru Nutricosmética unidos en pro de difundir conocimientos efectivos y sustentables promovieron la sustentabilidad femenina, proponiendo una alternativa ecológica para el uso de estos productos afectados por la guerra económica impulsada por la derecha venezolana.

Al respecto, Diana Marcano, facilitadora de Naru Nutricosmética, señaló: “Si te preocupas por tu salud y quieres mantener en armonía tu cuerpo y tu salud femenina debes saber que el plástico con el cual las toallas desechables están hechas, es un derivado del petróleo y se obtiene mediante varios procesos químicos que producen un material final con conocidas características irritantes. Por esta razón, muchas mujeres sufren de alergias, pequeños lastimados y ronchas al utilizar toallas desechables”.

De igual forma, agregó: “Ese material es también el que sube la temperatura de tu zona genital cuando usas una toalla plástica, el cual aunado al flujo, sudoración y movimiento, genera el ambiente perfecto para el desarrollo de bacterias. Esto, a largo plazo, está relacionado con las comunes infecciones de las vías urinarias e infecciones vaginales por hongos que muchas mujeres sufren frecuentemente y que no lo relacionan con el uso del plástico.

Por su parte, Darwin Carrasquel, activista del Movimiento Tuqueque Diversidad Biológica, explicó la importancia de incursionar en un área ecológica para la elaboración de este producto, evitando así el uso de material como el plástico no biodegradable y sus compuestos químicos. Por otro lado, la explotación petrolera que se necesita para producir estos plásticos desechables (no sólo toallas, sino también pañales, botellas, recipientes, juguetes, entre otros) “es sumamente destructiva y contamina agua y tierra por miles de años. Al final, estos desechos van a parar a rellenos sanitarios, ríos, mares, lagos, desiertos, donde afectan a la vida de otras personas y animales, dañando el paisaje y contaminándolo para siempre”.

Información PRENSA TDB