CIUDAD MCY.- La líder de facto de Myanmar (Birmania), Aung San Suu Kyi, defendió su actuación ante el genocidio de musulmanes rohingyas y la grave crisis humanitaria.

“El Gobierno de Myanmar no ha tenido suficiente tiempo para superar los retos”, adujo este martes la consejera de Estado de Birmania en su primera reacción pública ante la situación de la minoría musulmana.

Así comenzó su discurso en la Asamblea Nacional de Myanmar justificando su Gobierno, pero, a continuación, alegó “sentir profundamente” el sufrimiento de “todas las personas” atrapadas en el conflicto en el estado occidental de Rajine.

Suu Kyi mostró, asimismo, su “preocupación” por el número de musulmanes rohingyas que han huido al país vecino Bangladés desde el comienzo de la violencia en su contra, subrayando que su país está comprometido con la paz y estabilidad.

En su más reciente informe, la Organización de las Naciones Unidas estimó que hasta el momento más de 417 mil rohingyas han cruzado el río Naf, que sirve de frontera natural con Bangladés, para huir de la discriminación y la cadena de ataques sectarios en su contra.

Información HISPANTV