CIUDAD MCY.- “El Estado venezolano ha tenido una gran victoria contra la conspiración trumpista y colombiana para destruir sus instituciones”, sentenció este viernes el presidente Nicolás Maduro Moros, al intervenir en la apertura del Año 2021 del Poder Judicial.

En la sesión solemne realizada desde la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Jefe de Estado destacó que Venezuela tiene hoy un poderoso Sistema Judicial bien ganado, articulado y fuerte, que ha logrado preservar las instituciones democráticas, la independencia y la paz pública, tal como quería el Libertador Simón Bolívar con su Doctrina Bolivariana.

El dignatario nacional atribuyó a esta fuerza institucional el frente que contuvo y demolió la pretensión de instalar un Estado paralelo mediante “designación” de autoridades írritas, tanto en supuesto Tribunal Supremo en el exterior, así como la presidencia y otros organismos ilegales usurpadores de la legítima autoridad. Los usurpadores recibían órdenes de fracasados autores intelectuales que se encuentran en Miami (EE.UU.), Bogotá (Colombia) y Madrid (España).

“Señores embajadores, en sus informes que envían a sus capitales, deben decir la verdad de Venezuela”, pidió a los representantes del cuerpo diplomático acreditado en Caracas, que asistieron a la ceremonia oficial.

Ratificó que el Estado venezolano ha sabido seguir andando “y hoy podemos decir que estamos en mejores condiciones para dar los pasos que se necesitan en la lucha por una justicia expedita, efectiva y justa, por una justicia para el humilde, el pobre, el trabajador, a favor de los intereses de la nación, de los intereses de las mayorías”.

El presidente Maduro recordó que en el siglo pasado, durante la democracia representativa de la cuarta República, la justicia estaba mercantilizada y corrompida. Se hizo famoso un libro, Cuánto vale un juez, publicado por un periodista de entonces. “Se denunciaba cómo los ricos compraban sentencias, no se preocupaban por litigar. La forma de litigar era la amenaza política o la compra del juez”, lamentó.

Puso además como ejemplo la experiencia de su esposa, la Primera Combatiente y hoy diputada de la República, Cilia Flores, quien como abogada defensora del Comandante Hugo Chávez cuando éste estaba privado de libertad por la rebelión de 1992, la perseguían y la amenazaban de muerte.

“Era la justicia oligárquica, burguesa, corrompida. Y nosotros luchábamos contra el bandidaje hecha estructura”, resumió sobre el poder judicial de aquellos años oprobiosos en el país. “De ese mundo venimos y por eso insurgimos con Chávez para buscar justicia y jueces incorruptibles”.

No dudó en aseverar que ahora, en este año bicentenario 2021, el sistema de justicia de Venezuela está basado en la doctrina libertaria de Bolívar. Instó a seguir trabajando para que cada venezolana y venezolano se sienta orgulloso del Poder Judicial que en este momento histórico ha sabido defender a la Patria y asume nuevos retos, precisamente cuando se celebran 200 años de la victoria antiimperialista de la Batalla de Carabobo.

“Ahora podemos decir, Libertador, 200 años después está más vigente que nunca tu pensamiento y ahora sí es realidad”, expresó, y pidió a los jueces y juezas de esta Venezuela del Siglo XXI, a perseverar por el camino de la justicia verdadera, transparente y equilibrada.

“En las manos de ustedes, jueces y juezas de la República, está el futuro de la Patria, la justicia que imparten es el sostén de la igualdad y la libertad que construimos junto a este pueblo en este tiempo histórico y hermoso”.

Llamó a no descansar ni vanagloriarse, porque es tiempo de mantener en alto la guardia ante los nuevos retos y amenazas.

“Son muchas la tareas y misiones que faltan todavía; vamos todos a renovar el espíritu, la moral y la fuerza revolucionaria que deben tener las instituciones y construir en este año de Carabobo, un Poder Judicial a la altura y necesidades de un pueblo que exige cada vez más justicia”.

VTV