CIUDAD MCY.- A pesar de versiones sobre la supuesta creación de una agrupación política alternativa al Partido Republicano estadounidense, entrevistas con estrategas, operativos y exfuncionarios niegan esa posibilidad, destacó este domingo un artículo del diario The Hill.

El texto, firmado por Max Greenwood, especialista en el tema, señala que los republicanos consultados antes del fin del juicio político este fin de semana muestran una profunda renuencia a romper formalmente con su formación partidista.

Los de la agrupación roja estaban muy divididos sobre la votación del sábado, cuando con 57 votos a favor y 43 en contra el Senado eximió al exgobernante de cualquier responsabilidad en el ataque de sus seguidores al Capitolio federal el 6 de enero.

En esa sesión, siete republicanos se unieron a los 50 demócratas para condenarlo, hecho que evidenció que existe una fracción entre los correligionarios de Trump que están ansiosos por deslindarse de su sombra.

Las fracturas del Partido Republicano fueron evidentes durante años, pero sus integrantes que respondieron a la encuesta de The Hill expresaron su escepticismo de que esa situación provoque la formación de una nueva organización con aspiraciones electorales a nivel nacional.

Esto se manifestó incluso después de una reunión la semana pasada entre decenas de conservadores de alto perfil que plantearon esa posibilidad.

Varias de estas fuentes dijeron que una tercera organización partidista equivaldría a poco más que un espectáculo y amenazaría las esperanzas de los conservadores de recuperar la Cámara, el Senado y la Casa Blanca en los próximos años.

‘Seré el primero en decir que nuestro sistema electoral está en contra de terceros’, dijo Miles Taylor, exjefe de gabinete del Departamento de Seguridad Nacional bajo Trump, quien estuvo entre los que participaron en la reunión.

‘Si esa es la ruta que decidimos tomar, tenemos los ojos muy claros sobre el hecho de que hay un cementerio de terceros’, añadió.

En la mencionada reunión de la semana pasada participaron más de 120 exfuncionarios, operativos y activistas republicanos mediante videoconferencia para discutir la posibilidad de organizar un partido de centroderecha, o al menos una nueva facción dentro del Partido Republicano.

Más del 40 por ciento de los asistentes a la llamada respaldaron la idea de una entidad separatista, dijeron los organizadores, mientras una parte ligeramente mayor favoreció a una facción intrapartidista, similar al movimiento Tea Party que surgió en la agrupación roja hace más de una década.

Sobre el impacto del juicio político para los republicanos, el diario The New York Times señaló hoy en un artículo que es poco probable esta sea la última palabra para Trump y su partido muy dividido, pues a esto se suman las consecuencias de las heridas que dejó el asalto al Capitolio del 6 de enero.

Información PRENSA LATINA