CIUDAD MCY.- Estados Unidos debe afrontar sus problemas internos profundamente arraigados, como la discriminación racial y la aplicación violenta de la ley, y tomar medidas concretas para mejorar su situación de derechos humanos, dijo este martes un portavoz de la cancillería china.

El portavoz Wang Wenbin respondió sobre la acción de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, quien se reunió recientemente con los llamados “defensores de los derechos de los uygures” para hablar sobre las cuestiones de derechos humanos en la región autónoma uygur de Xinjiang de China, refiere la agencia Xinhua.

Xinjiang ahora disfruta de estabilidad social y de un sano impulso de desarrollo, y la población local tiene una vida segura y feliz. Todos los residentes de Xinjiang disfrutan plenamente de sus derechos, incluido el derecho a la subsistencia y al desarrollo. Las lenguas, las culturas tradicionales y las costumbres de todas las minorías étnicas en Xinjiang han sido bien protegidas y heredadas, señaló Wang.

En los 60 años pasados, la economía de Xinjiang creció más de 200 veces, su producto interno bruto (PIB) per cápita se incrementó cerca de 40 veces y la expectativa de vida de los residentes aumentó de 30 a 72 años, añadió.

Los llamados “defensores de los derechos de los uygures” son, en esencia, separatistas anti-China del Turkestán Oriental, dijo el portavoz.

“Nos oponemos firmemente al ataque estadounidense contra la política de China sobre Xinjiang y a la injerencia en los asuntos internos de China con el pretexto de las cuestiones de los derechos humanos, y en menosprecio de los enormes esfuerzos de la parte china para proteger los derechos humanos y promover el empleo de los residentes en Xinjiang”, indicó.

Información VTV