CIUDAD MCY.- El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela autorizó el uso de la vacuna china Sinopharm para inmunizar a la población contra la Covid-19. Esta dosis de inmunización es la segunda facultada, junto a la rusa Sputnik V, para salvar vidas de la población.

«Venezuela ha aprobado el uso de la vacuna china Sinopharm para inmunizar al pueblo venezolano frente a la covid-19. Gracias a la cooperación China-Venezuela atendemos la salud y la vida de nuestro pueblo», refirió el Ministerio del Poder Popular para Salud, en un mensaje publicado este lunes en su cuenta de la red social Twitter.

La noche de este 1º de marzo arribó al país un primer lote de 500 mil dosis de la vacuna china Sinopharm. Sobre este acontecimiento, el presidente de la República, Nicolás Maduro, mediante un mensaje en Twitter, manifestó su júbilo por la llegada de las dosis y reiteró que en la nación pronto se iniciará la vacunación masiva.

«Con gran alegría informo que en este instante están llegando a Venezuela 500 mil dosis de vacunas contra el Covid-19, provenientes de la República Popular China. Una maravillosa noticia que nos llena de mucha esperanza. Pronto iniciaremos la vacunación masiva de nuestro pueblo», escribió el Jefe de Estado venezolano.

Asimismo, el presidente Maduro manifestó, en nombre del pueblo de Venezuela, al presidente Xi Junping y al pueblo chino, un agradecimiento por «su inquebrantable espíritu de cooperación y solidaridad hacia nuestra patria», y agregó que «La vacuna china reforzará el proceso de inmunización que iniciamos en el país».

El pasado 17 de febrero el Primer Mandatario nacional informó que Venezuela iniciará el esquema de vacunación masiva de la población en abril, ya que el país contará con las vacunas de Rusia, China, Cuba y el mecanismo Covax-OMS.

Origen de la vacuna china

Para China, el desarrollo de una vacuna se convirtió en una prioridad absoluta desde el comienzo de la pandemia. Para principio de 2020, el Instituto de Productos Biológicos de Beijing creó una dosis de vacuna a partir de coronavirus inactivado llamada BBIBP-CorV, que enseña al sistema inmunológico a producir anticuerpos contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Los virus inactivados se han utilizado durante más de un siglo para crear vacuna contra múltiples enfermedades, como poliomielitis, rabia, hepatitis A y B, difteria, tos ferina, entre muchas otras.

Sobre el proceso de investigación de las vacunas, medios de comunicación internacionales señalaron que los investigadores del Instituto de Beijing obtuvieron tres variantes del coronavirus de pacientes en hospitales chinos, de estas determinaron que una de las variantes podía multiplicarse rápidamente en células de riñón de mono.

Una vez que los científicos produjeron grandes reservas de coronavirus, los rociaron con una sustancia química llamada beta-propiolactona, compuesto que desactivó los coronavirus al unirse a sus genes, los cuales al estar inactivados ya no pudieron replicarse, aunque sus proteínas, incluida la espiga, permanecieron intactas.

Se extrajeron de estas muestras los virus inactivados y los mezclaron con una pequeña cantidad de un compuesto a base de aluminio adyuvante, que estimuló el sistema inmunológico y generó respuesta del individuo a la vacuna.

Refiere el diario estadounidense The New York Times, que aunque hasta ahora no se conoce el tiempo de efectividad de la dosis de creada por el Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm), la exposición del sistema inmunológico de un individuo que contiene células especiales llamadas B de memoria «pueden retener información sobre el coronavirus durante años o incluso décadas».

En los ensayos clínicos fase III, realizados por la empresa estatal Sinopharm, la vacuna arrojó una tasa de eficacia superior al 79%. En estudios realizados en parte de Marruecos en noviembre de 2020, en los que se incluyeron personas de 60 años o más, la dosis mostró una buena tolerancia en esta población y una eficacia general del 86%.

Según los análisis realizados en la III fase de prueba, en los Emiratos Árabes Unidos, también ésta presenta una «tasa de 99% de seroconversión de anticuerpos neutralizantes y un 100% de efectividad en la prevención de casos moderados y severos de la enfermedad».

Información AVN