CIUDAD MCY.- El expresidente de Bolivia, Evo Morales Ayma aseguró este domingo, que esclarecer los hechos vinculados al Golpe de Estado en su contra en noviembre del 2019, es también defender la democracia del continente.

En su cuenta en Twitter @evoespueblo escribió «esclarecer el Golpe de Estado de noviembre de 2019, hecho doloroso que cuenta con testimonios y elementos jurídicos y constitucionales, no sólo es defender la democracia en Bolivia sino también la de América Latina y del Caribe».

«Como expresidente de Bolivia y Presidente del MAS-IPSP no me cansaré de pedir justicia para 36 víctimas fatales, más de 800 heridos, 1.500 detenidos ilegalmente, centenar de perseguidos judicialmente y exiliados y asedio a Embajada de México, con proceso justo y sanción en ley», destacó en su mensaje.

El exmandatario boliviano recordó que luego de más de un año «del golpe de Estado cívico, policial y militar en Bolivia, no pudieron demostrar que hubo fraude electoral con un informe de la OEA ampliamente rebatido. La mejor prueba es el resultado de la elección de 2020: el MAS-IPSP obtuvo el 55 % de votos del pueblo».

«Instituciones, universidades y expertos internacionales emitieron, al menos, 8 informes técnicos que prueban que no hubo fraude y que #OEA no hizo auditoría sino un informe anticipado, sesgado e incompleto, sin base para demostrar supuesto fraude, que sólo impulsó el golpe de Estado», subrayó Morales.

Por su parte, el Ministerio Público de Bolivia no halló pruebas de fraude electoral en los comicios generales de 2019, por lo que las fiscalías departamentales del país emitieron resoluciones de sobreseimiento a favor de los procesados, aseguró ayer sábado el ministro de Justicia, Iván Lima.

En la madrugada del sábado fue detenida por efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), la expresidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez por los delitos de «sedición y terrorismo».

Junto a la expresidenta de facto fueron detenidos también Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán, quienes desempeñaron los cargos de ministro de Justicia y Energía, respectivamente, durante el Gobierno de Áñez.

Las órdenes de captura recaen, además, contra los exministros Arturo Murillo y Luis Fernando López; así como sobre Palmiro Jarjuri, quien era comandante de la Armada; Jorge Gonzalo Terceros, excomandante de la Fuerza Aérea y sobre el general Gonzalo Mendieta, excomandante del Ejército.

Información AVN