El presidente Maduro firmó un memorando de entendimiento con el PMA de la ONU para reforzar el PAE

**El convenio entre el Programa Mundial de Alimentación y el Gobierno Bolivariano avanzará progresivamente hasta beneficiar a 1,5 millones de infantes venezolanos

CIUDAD MCY.- El primer acuerdo suscrito entre el Gobierno de Venezuela y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prevé beneficiar antes que finalice este año a 185 mil niños en situación de vulnerabilidad en el país. El acuerdo entre el PMA y Venezuela avanzará progresivamente hasta beneficiar a 1,5 millones de infantes venezolanos, y proporcionará comidas escolares nutritivas a niños y niñas, particularmente en las escuelas de educación preescolar y especial.

“Quiero agradecer el esfuerzo que se ha hecho, por este paso que estamos dando, firmando este acuerdo para llevar adelante programas de apoyo alimentario, de asistencia alimentaria a niños y niñas de educación inicial”, indicó el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El mandatario venezolano anunció que se trata del primer paso de un conjunto de proyectos que van a apoyar el sistema alimentario de la nación.

Pese a que por los efectos del bloqueo y agresiones económicas los ingresos de la Nación, por concepto de petróleo, se mantienen en una reducción de más del 99% en relación con el valor existente para el año 2013, en el país se evitó la hambruna, término manipulado por voceros de la oposición impulsores de la tesis «crisis humanitaria».

Es de destacar que, a efectos de la agresión, la oposición y sus respaldos foráneos pretendían llevar el índice de prevalencia de subalimentación, un indicador altamente sensible a las importaciones y producción interna de alimentos, a niveles calificados de “condición crítica” (40 puntos).

EL PMA Y GOBIERNO DAN RESPUESTA

De acuerdo con un comunicado publicado por el PMA, las acciones bajo el respaldo de este acuerdo se guían por los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia operativa. La Dirección Ejecutiva del ente adscrito a la ONU, a través de David Beasley, reiteró la intención de fortalecer la agenda de trabajo conjunto con las autoridades de Venezuela para dar respuesta a las necesidades existentes en el país sudamericano en el ámbito alimentario.

El PMA constituye la mayor agencia humanitaria dedicada a abordar el problema del hambre a nivel global, mediante el apoyo a los esfuerzos nacionales y regionales para garantizar la seguridad alimentaria de los sectores poblacionales más vulnerables.

Para que así se cumplan, el Gobierno venezolano actuará en conjunto con los operadores del organismo en el país, teniendo como prioridad la atención a los niños más vulnerables ante la crisis generada por el recrudecimiento de las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos.

NECESIDAD DEL ACUERDO

Dada la situación económica que enfrenta Venezuela por causa de las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos y países europeos, el Gobierno Bolivariano invitó al PMA a evaluar cómo han afectado las mencionadas presiones la alimentación de los venezolanos.

Expertos del PMA realizaron un trabajo de campo entre julio y septiembre de 2019, del cual emitieron un informe en el que muestran que “7,9% de la población en Venezuela, alrededor de 2,3 millones de venezolanos, viven en inseguridad alimentaria severa”.

Según el documento, 7 millones de venezolanos están en “inseguridad alimentaria moderada», que representa 24,4% de la población. De igual forma, el PMA llegó a la conclusión de que una de cada tres personas en Venezuela “está en inseguridad alimentaria y necesita asistencia”.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en otro informe señala que 31,9% de los habitantes de Venezuela están subalimentados, por lo que insta a levantar el bloqueo contra el país.

CONTENIDO DEL ACUERDO

El PMA proporcionará comidas escolares nutritivas a niños, particularmente en las escuelas de educación preescolar y especial, así como invertirá en la rehabilitación de los comedores escolares y capacitará al personal escolar sobre las prácticas de seguridad alimentaria.

El programa prevé que los infantes en edad preescolar y especial sean alimentados diariamente al finalizar el año escolar 2022 y 2023, bajo un presupuesto anual (que forma parte del Plan de Respuesta Humanitaria de Venezuela) de 190 millones de dólares.

“Los niños, las niñas y las escuelas estarán en el centro de nuestra actividad. Creemos que la escuela es la plataforma más apropiada para que el PMA llegue a las comunidades de manera independiente”, dijo Beasley, y añadió que confían en el apoyo de la comunidad internacional de donantes para respaldar sus actividades en Venezuela.

MANIPULACIÓN SOBRE LA FIRMA DEL ACUERDO

A pocas horas de la firma del acuerdo, el manejo informativo y el enfoque dado por los medios de comunicación presentan un contraste distinto a los objetivos que el PMA ha establecido para Venezuela.

Titulares como “El hambre le abrió las puertas de Venezuela al Programa Mundial de Alimentos” (Contrapunto); “El régimen tuvo que reconocer la crisis porque permitió el ingreso del PMA”; “EEUU celebra acuerdo entre Maduro y PMA para inicio de operaciones” (Noticiero Digital); “Líderes opositores celebran el inicio de operaciones en Venezuela del Programa Mundial de Alimentos de la ONU” (El Nacional), evidencian la manipulación sobre el accionar de la plataforma del PMA.

Dentro de esta agenda de manipulación, destaca un trabajo del portal Al Navío, titulado “Si Maduro logra un acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos ¿EEUU aliviará las sanciones?”. En este texto, citado por el diario El Carabobeño, se asegura que: «El ingreso del PMA a Venezuela siempre ha estado en el foco de la polémica”.

Exponen que el presidente Maduro ha sido criticado por «bloquear» el ingreso del programa al país. Al respecto, citan a Juan Guaidó para asegurar que «no les dejan operar con normalidad porque quieren controlar el reparto de comida a los venezolanos a través de sus redes de distribución».

Además, mencionan un artículo publicado en febrero por el exasesor de Donald Trump para Venezuela, Elliott Abrams, en el blog del Council on Foreign Relations, en el cual se asegura que en «un mensaje dirigido a la administración Biden, Abrams dijo que sería lógico que EEUU levantara las sanciones a los intercambios de diésel con Venezuela si finalmente se permite la entrada del Programa Mundial de Alimentos al país».

Ante estos ataques, el canciller de la República, Jorge Arreaza, a través de su cuenta en la red social Twitter señaló: «Medios y gobiernos occidentales llevan años diciendo que Maduro niega la entrada de ayuda humanitaria. Desde 2108 la #ONU y el gobierno venezolano acordamos planes de respuesta humanitaria. La ONU solicita recursos y esos mismos países preocupados se niegan a donarlos».

«A esta grotesca hipocresía sumemos que esos países imponen o promueven las sanciones. La cooperación de la ONU hacia Venezuela es la más infrafinanciada del mundo y, a la vez, la más demandada en medios. Esperamos que el acuerdo con el #PMA comience a revertir esta absurda paradoja», agregó.

MARCOS GAVIDIA