CIUDAD MCY.- La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) admitió este viernes que estuvo detrás del plan invasor desde Colombia contra Venezuela, en febrero 2019, bajo el argumento de suministrar una supuesta ayuda humanitaria.

Es así, como la entidad estadounidense confirma las denuncias que el Ejecutivo Nacional ha realizado desde entonces sobre este plan, refiere el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, en una publicación que hizo en su cuenta de la red social Twitter.

«El Gobierno Bolivariano advirtió en febrero de 2019 la falsedad del show de la supuesta ayuda humanitaria de EE.UU. en Cúcuta. Hoy la propia USAID reconoce que era parte de una operación política de cambio de gobierno», indica.

Esta postura del canciller se produce en respuesta a un mensaje de la agencia AP que cita un informe interno sobre dudas de las gestiones de USAID.

La dirección general de la USAID cuestiona en el texto, si las provisiones fueron motivadas por el intento del expresidente Donald Trump de provocar un cambio de régimen, más que por un análisis de las necesidades del país.

Al respecto, «la verdad va saliendo a flote en cada caso. Todos sus planes perversos han fracasado y fracasarán», agregó el diplomático venezolano.

Igualmente, el ministro de exteriores señaló que el Gobierno nacional también advirtió respecto al entrenamiento de un grupo de mercenarios en el país vecino.

El fin, asesinar al presidente de la República, Nicolás Maduro, con drones en 2018.

Posteriormente, en 2020 gestaron la Operación Gedeón y se ha denunciado la estrategia de bloqueo de fondos, activos y empresas venezolanas para generar sufrimiento, subrayó.

El show de Cúcuta al que hace referencia el canciller, llamado Aid Venezuela, se realizó con la participación de varios artistas del espectáculo, resguardados por el mercenario Silvercoop USA, Jordan Goudreau.

Con Goudreau; Juan Guaidó firmó un contrato para invadir Venezuela, que comenzó con el concierto en Cúcuta, luego de su autoproclamación en enero de 2019.

AVN