Víctor Loreto comparte su tiempo entre la ciencia y el arte

CIUDAD MCY.-Víctor Loreto López es un escritor venezolano nacido en San Fernando de Apure, criado en Calabozo y residenciado en Maracay, quien ha hecho del arte un estilo de vida que lo ubica dentro de una generación de creadores dedicados no sólo a las artes escénicas, sino también a la poesía.

Bioanalista de profesión, egresado de la Universidad de Carabobo Campus La Morita en Maracay, Loreto comparte su tiempo entre la ciencia y el arte. Su acertada pluma le ha permitido destacarse en el mundo de las letras: la dramaturgia y la poesía están presentes en su producción artística.

Ha escrito y publicado cinco libros donde ha demostrado el dominio de la estructura dramática en obras como El líder, monólogo publicado en 1996; Aram y Roboam, sumario de los evangelios (2003), La musa de los pobres, los albatros de Baudelaire o el último panfleto (2006), Pelucho (2008) y Huesos de Pasolini (clantos) (2008). Todas estas producciones reconocidas y premiadas en diferentes eventos de alta factura y publicadas por importantes casas editoriales de Venezuela.

Su pasión por el teatro va más allá de las letras, ha participado como actor y director de la agrupación Teatro de Emergencia, siendo fundador de la misma y con la cual ha representado al estado Aragua en diferentes eventos, festivales, muestras y encuentros de teatro.

Recientemente publicó en formato digital su nueva producción La Cueva del Zapo, ganadora de la III Bienal Nacional Gustavo Pereira en la mención Poesía, (2015) y de la cual el jurado calificador señaló: “Posee la capacidad para transparentar la ternura con la agria o espesa vivencia del tiempo y la memoria, del lugar, de la casa, de la tierra, de la inmensidad arropadora de la llanura”, asimismo, “por su sostenido ritmo lírico, el dominio de la voz poética y sus variantes temáticas que recrean y giran en relación al tiempo, a los días que pasan, a la vivencia inmediata y a su lejanía en la memoria”.

En palabras del propio autor: “En este libro pretendo ser un vocero del dolor en la vida del que vive en el llano que yo conocí. Hay elementos autobiográficos, hay testimonios pero también hay ficciones para matizar ese dolor”.

En este poemario se percibe del autor la remembranza de la niñez que se recuerda con los aromas, con las texturas, con los colores, con la curiosidad que invita a descubrir los misterios de nuestro tiempo en los primeros años.

Actualmente, Víctor Loreto López comparte sus experiencias a través de su taller de creación literaria, la producción de la agrupación Teatro de Emergencia y sus estudios en el campo de la salud mental.

ALEXANDER OTAIZA/COLABORADOR