Carmen Boscán, costurera y diseñadora: Es tiempo de enfrentar y asumir retos

CIUDAD MCY.-A pesar de la guerra económica emprendida por los grandes capitalistas de la nación, que afecta a todos los sectores de la economía nacional, sin excepción, los conglomerados textileros en Aragua luchan arduamente por mantener la actividad, pese a la enorme reducción del recurso humano en los talleres de costura.

Carmen Boscán, diseñadora, modista y propietaria de un pequeño taller de confección y costura ubicado en Palo Negro, municipio Libertador, es una emprendedora que decidió enfrentar ese avatar económico impuesto por sectores opositores que afecta a los pequeños y medianos comerciantes y empresarios.

“Comencé con dos máquina y luché mucho con mi familia al lado mi fe puesta en Dios, trabaje sin descansar, logre obtener sin ayuda de nadie 17 máquinas de coser y establecer un taller de costura, ahora solo trabajo con seis y el resto las tengo guardadas en mi casa, sé que pronto todas estarán funcionando”, expresó Boscán.

“Mis precios son muy accesibles, respeto el 30% de ganancia, no trabajo para enriquecerme. Me gusta beneficiar a la gente que lo necesita”, aseguró.

De esta forma, manifiesta que ha recibido durante los dos últimos años financiamientos especiales del Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria (Inapymi) y entidades bancarias como el Banco de Venezuela y Banco Bicentenario, los cuales han sido un apalancamiento que le ha permitido subsistir durante este difícil periodo de recesión económica impuesta por los grandes capitalistas.

“Siempre he querido tener un capital de trabajo para producir y generar fuentes de empleo, no ha sido fácil, pero igual no me rindo, tengo familiares que me apoyan mi objetivo en una meta corta es que mis costureras vuelvan a sus máquinas”, apuntó.

DISEÑOS PROPIOS

Actualmente, Boscán trabaja en el diseño de uniformes escolares, chemisses, monos, camisas y pantalones que son pedidos por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) para las niñas y niños que inician el nuevo año escolar.

Asimismo, ha recibido solicitud para realizar piezas textiles para diversas instancias como el Banco de Venezuela en Caracas, Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) y demás centros de salud.

“Logré cumplir y entregar por el esfuerzo de todos en mi familia, son proyectos que me mantienen activa y en la pelea diaria”, refirió la costurera.

Con relación a la adquisición de la tela para honrar los compromisos adquiridos, detalló que ha logrado obtener la materia prima a un precio justo en el mercado libre, lugar donde venden telas o recortes que yo recupero y fabrico mis diseños.

“Lo que ellos consideran desperdicios, para mí es un beneficio lo transformo, pues en los grandes almacenes es imposible adquirir tela, son muy costosas”, dijo.

Es importante destacar que esta emprendedora con el deseo de trascender los espacios de la jurisdicción, participará en una feria productiva, gracias a la invitación de la Fundación para el Desarrollo de Microempresas (Fundemi) a realizarse en el sector San Vicente, del municipio Girardot, donde expondrá la mercancía disponible para la venta a precios justos.

“Soy fabricante. Es una oportunidad que me permite un beneficio económico y resistir este duro momento que vive el país, este año ha sido muy duro, no me rindo, mi aspiración es retomar mi taller de costura”, apuntó.

Además de diseñar uniformes escolares también ha elaborado prendas íntimas, blusas y franelas, cada trozo de tela tiene un valor fundamental que refleja esfuerzo y dedicación, hechos con cariño y buena calidad.

Finalmente, se refirió a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que desean emprender en cualquier área.
“A cada compatriota que al igual que yo vive momentos difíciles en cualquier escenario los invito a no decaer, a seguir adelante a luchar, no mirar hacia atrás, es momento de transformar la crisis en oportunidades y enfrentar con fe, amor y optimismo el presente”, dijo.

Agradeció al Gobierno revolucionario que le ha brindado el apoyo y las herramientas para formar parte de la productividad. “No ha sido fácil. Gracias a Dios, es tiempo de salir adelante. No podemos rendirnos es momento de enfrentar y asumir retos”, agregó.

MARTHA JAIMES