CIUDAD MCY.- Al menos 200 actos y marchas se registraron este sábado en ciudades de todo Brasil contra el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, en reclamo de vida ante las alarmantes cifras de muertes por la Covid-19.

Bajo el llamado #29M, las manifestaciones tuvieron tres grandes reivindicaciones: ‘Fuera Bolsonaro’, la ‘vacuna en el brazo’ y ‘comida en el plato’.

Las protestas denunciaron al exmilitar por rechazar ofertas de inmunizantes antiCovid-19, desalentar la inoculación y anunciar medicamentos, como la cloroquina, sin eficacia probada científicamente.

También se criticó el nuevo valor de la ayuda de emergencia determinada por el Gobierno que bajó de 600 reales (108 dólares) a un rango entre 150 y 300 reales ( 27 y 54 dólares), recursos insuficientes para evitar que parte de la población muera de hambre en el gigante suramericano.

En la organización de los actos, además de los frentes Pueblo Sin Miedo y Brasil Popular, estuvieron asociaciones obreras, religiosas y también aficionados del fútbol organizados.

La preocupación por evitar el contagio del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, estuvo bien llevada con muchas protestas que respetaron el uso de la mascarilla y la distancia social.

En Brasilia, los coordinadores comunicaron que unas 10 mil personas marcharon por la céntrica Explanada de los Ministerios, y la avenida Paulista, en el centro del estado de Sao Paulo, fue tomada por unos 80 mil manifestantes para dar un ‘alto al exterminio’ provocado por Bolsonaro.

Antes de comenzar su discurso, el líder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo, Guilherme Boulos, pidió un minuto de aplausos para las más de 450 mil víctimas fatales de la Covid-19 en el país y el ‘abandono y genocidio’ del mandatario.

‘Ha llegado el momento de pedir un alto y sacar a Bolsonaro de la presidencia. Ya no esperaremos hasta 2022 mientras nuestra gente muere. Ha llegado el momento de sembrar un proyecto de esperanza y hoy es solo el comienzo. Salimos a la calle con responsabilidad y sin miedo a pelear’, afirmó Boulos.

Según el político y profesor, la movilización de este sábado se inspiró en la lucha de los pueblos de Chile, Colombia y Argentina, que salieron a la calle durante la pandemia para reivindicar las agendas sociales.

La diputada federal Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores, también intervino durante la manifestación. Recordó que, además de la agenda del Fuera Bolsonaro, la lucha de hoy es por más vacunas y también por una ayuda de emergencia digna.

‘Estamos aquí contra el gobierno del hambre y la muerte. Estamos cansados de este momento que vive Brasil. Quien está aquí no se equivoca, quien se equivoca es Bolsonaro que nos hace estar aquí’, subrayó.

Información PRENSA LATINA