Sumiré Ferrara

Cada mes de octubre el pueblo venezolano celebra el Día de San Francisco de Asís, el servidor de los pobres, el hombre que con un profundo sentido de humildad y compasión se convirtió en uno de los santos más populares del mundo.

Patrono de Italia, protector de los animales y de los ecologistas, fundador de la Orden de los Franciscanos y quien vivió para predicarle a todas y todos el amor de Dios. A los 20 años de edad renunció a la cuantiosa herencia de sus padres para atender por el resto de su vida a los más desposeídos, razón por la cual el pueblo lo declarara Santo, pues su misión de socorrer a quienes sufrían, a causa de las enfermedades, de la violencia, del hambre o la miseria, lo hizo grande.

Una historia de amor infinito que nos recuerda a nuestro Gigante Eterno, el redentor de los pobres en Venezuela, quien también logró traspasar fronteras, religiones e ideologías para ayudar a los más débiles y promover el respeto y la solidaridad entre los seres humanos.

También, recordamos como si hubiese sido ayer aquel maravilloso e impresionante cierre de campaña bajo el cordonazo de San Francisco, donde la lluvia, los relámpagos y truenos se convirtieron en las bendiciones más bonitas que la marea de pueblo chavista podía recibir, una expresión de amor que jamás olvidaremos; una tarde mágica e irrepetible donde José Vicente Rangel, dijo: “…este palo de agua que nos envía Dios es para que fructifique la semilla del Socialismo y se reproduzca por toda la Nación….”.

Y no se equivocó, pues hoy cuando nuevamente estamos en campaña, ratificamos junto a nuestro candidato a la Gobernación aragüeña, Marco Torres, el compromiso que tenemos con este proceso de transformación social, con la Patria, con el legado del Comandante y con el pueblo sabio, paciente, valiente y grandioso de Venezuela.

Esto, gracias a que mi amado Chávez que vive en la solidaridad, en el humanismo, en la unión, en la participación, en la igualdad y en cada familia que dignificó. Por eso, es y será por siempre el Gigante de las venezolanas y los venezolanos, un hombre que por su entrega, comprensión, respeto y fraternidad conquistó millones de corazones.

El líder que dejó a un batallón en pie de lucha, cargado de su energía, amor, lealtad y rebeldía. Que viva por siempre el REDENTOR DE LOS POBRES EN VENEZUELA Y EN EL MUNDO, HUGO CHÁVEZ, que pareciéndose a SAN FRANCISCO DE ASÍS en humildad, dignificó al pueblo e hizo de la esperanza una realidad.

@SumiréFerrara
mujeryrevolucionaragua@gmail.com