CIUDAD MCY.- El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) reveló que 1,8 millones de niños y adolescentes con rengo de edades entre cinco y 17 años que están en situación de trabajo infantil, según reseñaron este lunes 30 de agosto los medios locales.

Las cifras también constataron que de los menores que trabajan, un 45,9 por ciento (706.000) estaba activo en ocupaciones consideradas las peores formas de laborar.

Fundamentalmente, estas actividades consisten en manejar tractores y maquinaria agrícola, además de procesamiento de tabaco, henequén y caña de azúcar o la extracción y corte de madera.

En Brasil, cerca del 54 por ciento de la población nacional es negra y mulata (213.000.000), pero en el caso del total de niños en esta situación, los datos revelaron que el 66 por ciento eran negros y mulatos.

Los medios locales apuntaron que Sao Paulo reportó 8.400 accidentes de trabajo infantil entre los años 2012 y 2020, por lo que la media anual era de 933, cerca de dos accidentes cada cinco días.

Igualmente, la prensa local indicó que se investigó sobre el azote de infantes de cinco a 17 años, de acuerdo con la información dada por el Ministerio de Trabajo.

De acuerdo con este organismo, un accidente grave incluye exposición a materiales biológicos, el cáncer relacionado con el trabajo, la intoxicación o pérdida de audición a causa del ruido.

Asimismo, cuentan también los trastornos mentales ocasionados por el trabajo, además de las lesiones causadas por esfuerzos repetitivos o disturbios osteomusculares relacionados con la labor.

Algunas agencias dedicadas al estudio del trabajo infantil alertaron que, aunque las cifras son preocupantes, pueden ser más elevadas, ante la falta de denuncias.

En 2020, Sao Paulo tuvo una media anual menor inferior a lo que reportó en 2012, donde 194 niños sufrían accidentes en el estado divididos en 47 de la región metropolitana y 28 en la capital regional.

Unos 51.000 niños y adolescentes brasileños han sido víctimas de accidentes de trabajo graves y enfermedades relacionadas. De ellos, solo 2.558 en 2020.

Sobre las denuncias relacionadas con el flagelo, hubo entre 2015 y 2020, una 19.500, según los datos del Ministerio Público del Trabajo.

La Organización Internacional del Trabajo y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia han informado que 160.000 miñones de niños y adolescentes están insertados en el mercado laboral. Estas cifras se han incrementado en los últimos años, con solo 8,4 millones entre 2016 y 2020.

TELESUR