El Jefe de Estado venezolano afirmó que el reto planteado se mantiene firme para decirle a los derechistas mandatarios la verdad de Venezuela | Foto Prensa Presidencial

CIUDAD MCY.- “Estoy esperando la respuesta del presidente Stroessner-Benítez de Paraguay y del presidente de apellido de alcurnia, Lacalle; estoy esperando porque les dije vamos a dar el debate de altura, ellos pretendían intervenir en los asuntos de Venezuela para provocarnos y acabar con la cumbre de la CELAC”, expresó el Presidente Nicolás Maduro Moros, al recordar el reto planteado a los 2 mandatarios de ultraderecha de Paraguay y Uruguay, Abdo Benítez y Luis Lacalle Pou.

“Yo estuve 2 días en México y tuve escarceos con 2 presidentes de ultraderecha”, recordó el Mandatario Nacional sobre su presencia en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), realizada este fin de semana en ciudad de México.

“Un presidente de Paraguay, de una familia de dictadores, de una familia de ultraderecha, Stroessner, que desapareció y asesinó gente durante décadas en Paraguay”, dijo en referencia a Alfredo Stroessner, quien encabezó un Gobierno de facto autoritario y represivo de 35 años, desde el 15 de agosto de 1954 hasta el 3 de febrero de 1989.

“Y el otro de Uruguay, de familia de caché, de apellido Lacalle”, advirtió sobre las características éticas de los mandatarios que intentaron provocar un escándalo en la cita regional del bloque de integración fundado por Hugo Chávez.

Este lunes, durante la Capilla Ardiente del General en Jefe Jacinto Pérez Arcay, en el Patio de Honor de la Academia Militar de Venezuela, el presidente Maduro insistió en la necesidad de debatir con estos dirigentes políticos de la ultraderecha sobre la verdadera democracia, y en la defensa de Venezuela ante los ataques malsanos de las oligarquías latinoamericanas.

Ratificó que en México, como humilde servidor y presidente obrero, se había hecho presente en la CELAC para fortalecer a la región y no para tirarles piedra a nadie, pero tampoco aceptaría que le tiraran piedras a Venezuela.

“Hemos venido con altura y estrategia de Jefe de Estado, no para peleas. Les dije a ellos, no venimos aquí a pelear, venimos a tender la mano para el trabajo, la cooperación. Nuestras peleas las resolvemos afuera, como decíamos en la escuela: cuando tú quieras, como tú quieras y donde tú quieras”.

Afirmó que el reto planteado se mantiene firme para decirle a los derechistas mandatarios la verdad de Venezuela.

“Digo esto porque salí en defensa de la fuerza democrática, de las libertades públicas de Venezuela, ante las campañas que desfiguran a nuestra Patria”, exclamó, al repudiar y denunciar las mentiras sobre la supuesta “dictadura, del dictador que persigue”, matrices de opinión que repiten todos los días en los medios de la oligarquía.

“Salí modestamente pero con firmeza a expresar la defensa de Venezuela”, confirmó, reiterando el reto a los 2 mandatarios cuyo pasado familiar está relacionado con la peor historia de dictaduras en América del Sur.

Información VTV