El personal del HCM ha recibido la capacitación necesaria para llevar a cabo el proyecto

CIUDAD MCY.-El Hospital Central de Maracay (HCM) ha sido seleccionado por la Organización de las Naciones Unidas para la Lucha Contra el Sida (ONU-SIDA) como el centro asistencial piloto para llevar a cabo un proyecto de prevención de la transmisión vertical (madre-hijo) de dicha enfermedad que contempla la aplicación de 4 mil pruebas rápidas diagnósticas.

Juan Dávila, secretario de Salud en Aragua, mostró su satisfacción por la escogencia y señaló que gracias a la voluntad del Gobierno Bolivariano del presidente Nicolás Maduro esta entidad es piloto en consejería sobre VIH-Sida y en formación permanente al personal de salud y a la población sobre la realización de la prueba. “Eso fue lo que hizo que la ONU-SIDA nos seleccionara para llevar a cabo el proyecto”, consideró.

Explicó que esta prueba rápida consiste en una toma de sangre del pulpejo de un dedo y que se aplicará en el servicio de obstetricia del HCM a las embarazadas que no hayan tenido control prenatal; de ser positiva, se aplicará el protocolo 076 que implica la realización de una cesárea segmentada, se le suministrará tratamiento a la madre y se le garantizarán las fórmulas lácteas al recién nacido para que no sea amantado y, con todo esto, evitar la transmisión de la enfermedad.

Dávila señaló que este proyecto permitirá convertir al estado Aragua y al Hospital Central de Maracay como referencia mundial, toda vez que la ONU-SIDA luego de que se obtengan los resultados de la aplicación de las pruebas podrá aplicar esta experiencia en cualquier hospital del mundo.

Asimismo, el coordinador regional del programa de prevención del VIH-Sida, Pedro Rodríguez, añadió: “Esta prueba rápida es solo orientadora, nos servirá para tomar una decisión que garantice la prevención de la transmisión vertical. Las embarazadas que reciban tratamiento y se les aplique el protocolo tendrán menos de 10% de probabilidades de que el recién nacido nazca con la enfermedad”.

Rodríguez afirmó que el mayor logró ha sido que los niños, nacidos de madres con la enfermedad que fueron tratadas y a quienes se le aplicó el protocolo, están completamente sanos y no tienen la enfermedad, porque se impidió la transmisión. “Hasta ahora, ningún niño ha resultado positivo a VIH-Sida, lo que nos ha permitido disminuir cada vez más la transmisión vertical hasta llegar a cero, como lo establece la Organización Mundial de la Salud”, destacó el especialista.

Información PRENSA CORPOSALUD