Freddy Elías Kamel

Freddy Elías Kamel

Son muchas las razones para pensar que no vale la pena desperdiciar tiempo en discusiones bizantinas, ni mucho menos apostar a inútiles enfrentamientos entre el Poder central y las regiones, pues con ello solo se pierden las mejores oportunidades que beneficien a la colectividad. Los casos patéticos de la Alcaldía Mayor Metropolitana y la Gobernación de Miranda son expresión axiomática que prueban las inconveniencias de arriesgarse a inútiles confrontaciones que parecieran más bien pelea de borracho por una botella vacía. Y porque hoy son pocos los que están dispuestos a darse cabezazos como sapo contra la pared, podemos predecir que este 15 de octubre el GPP tiene la primera opción en las 23 gobernaciones a elegirse. En el caso concreto de Falcón, adelantamos que los escuálidos no llegarán ni siquiera a cañón sucio, y que todo indica que la Revolución continuará administrando los destinos de la región. Por ello, diremos que salga sapo o salga rana el fascismo se quedará con los crespos hechos pues están más rayados que una cebra.

Y como cada región tiene su propia particularidad, en el caso de Falcón podemos apreciar que aunque el candidato chavista no ha formalizado su asunción a la magistratura regional y sin embargo se observa que en corto tiempo ha podido demostrar que cuenta con la autoridad para obtener recursos del Gobierno nacional y así cristalizar planes y programas que de seguro reimpulsarán el desarrollo regional. Por ejemplo, el viraje dado recientemente a la Zona Franca de Paraguaná. En cambio, otras serían las aguas que correrían por debajo del puente si por desgracia la gobernación cayera en manos de esos que solo saben mentir con su demagogia barata para ofrecer lo que nunca cumplen, ofendiendo así la inteligencia de los ciudadanos. ¿Acaso no son suficientes los malos ejemplos de Miranda y Lara, que evidencian que los candidatos de la MUD son como el caballo de Atila, que por donde pasan no crece la hierba?
También es vox populi que sin haberse producido el resultado electoral del 15 de octubre y porque además son tan ambiciosos que cuentan los pollos antes de nacer ya en los corrillos políticos comentan que en la MUD andan lanzándose puñales por el reparto de un hipotético botín que está a cien años luz de la realidad. De ahí que hay que ser bien desmemoriado para gastar pólvora en zamuro, por lo que es de esperarse que esta vez los candidatos de la MUD no van para el baile, porque, como diría el Taita de la Guerra, Joaquín Crespo, “perdieron el derecho a ser creídos”.

Por cierto, como dato un tanto curioso, en Falcón causó mucha risa la falsa encuesta publicada recientemente en los medios impresos de la localidad. Y porque son pocos los que tienen memoria de hormiga, no por ello dejaríamos de recordar que esa vetusta y desgastada “guerra de las encuestas” fue la que utilizaron esos caimanes del mismo pozo cuando a Venezuela se la disputaban adecos y copeyanos, y el pueblo era solo convidado de piedra en el Festín de Baltazar. Se fijan porque dicen que puntofijista bueno se muere chiquito.

En fin, este 15 de octubre los electores escogerán entre los violentos fascistas que intentaron incendiar el país, y los verdaderos patriotas que a capa y espada se niegan a entregar nuestras riquezas a las trasnacionales imperialistas que saldrán con las tablas en la cabeza. ¿O no?