***Países de la región reconocen la lucha de los pueblos originarios frente al colonialismo español

CIUDAD MCY.-Este jueves se realizaron manifestaciones en toda América Latina para conmemorar el Día de la Resistencia Indígena, fecha en que se reconoce la constancia, la lucha por su dignidad, la diversidad cultural y humana de los pueblos originarios del continente.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reivindicó el papel de los pueblos originarios ante el genocidio practicado por el imperio español en el continente.

En un acto liderado por las autoridades del Gobierno de Venezuela, se realizó la izada de la Bandera en el Panteón Nacional. La conmemoración contó con la participación de miembros del Gabinete gubernamental y representantes de grupos indígenas del país.

Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, también condenó el neocolonialismo que “levanta muros segregacionistas” e impone la lógica de consumo a los pueblos del mundo.

En esta fecha, Bolivia hace un reconocimiento a los indígenas que fallecieron durante la colonización e impulsa actividades orientadas a promover, socializar e implementar políticas públicas de descolonización del Estado Plurinacional.

El jefe de Estado boliviano instó, en reiteradas oportunidades, a los gobiernos del mundo a emprender acciones colectivas para impulsar el derecho de los pueblos indígenas al desarrollo en base al mantenimiento de su cultura y costumbres.

Indígenas denuncian al Gobierno de Brasil
En esta fecha representativa, los pueblos originarios que viven aislados en la selva amazónica de Brasil denunciaron el genocidio del que son víctimas por las políticas neoliberales impulsadas por el Gobierno del presidente de facto Michel Temer.

“El Gobierno nos está destruyendo, a los pueblos indígenas, los primeros pueblos de nuestro país. Nuestros parientes no contactados, que viven en el corazón de la selva, sufren ataques y mueren”, denunciaron.

“En nombre del dinero y el poder, están robando nuestras tierras, quemando nuestras selvas, contaminando nuestros ríos y devastando nuestras comunidades”, condenaron los líderes indígenas.

Según un informe divulgado este mes por el Consejo Indigenista Misionario (CIMI), organismo vinculado al Episcopado de la Iglesia Católica en Brasil, al menos 118 indios fueron asesinados en el país en 2016 y, aunque la cifra fue menor a los 137 casos de 2015, los derechos y la propia vida de los indígenas continúan bajo amenaza.

Información TELESUR