Oldman Botello

Desde 1848 hasta 2017, con el general Rodolfo Marco Torres, Aragua tiene el gobernador número 120 en su historia política, que como se sabe, comenzó a disfrutar de plena autonomía al dividirse en tres la antigua Provincia de Caracas; la de Caracas propiamente dicha, la de Aragua con capital La Victoria y la del Guárico capital Calabozo. Esa división ocurrió en febrero de 1848 luego de ser aprobada por el Congreso Nacional y disputada por Villa de Cura, la capitalidad aragüeña, que se la llevó La Victoria, con más representantes en el Congreso y de mayor peso político que los villacuranos.

El primer gobernador designado por el presidente José Tadeo Monagas al crearse la provincia fue el general Felipe Bigott, de La Victoria, liberal, el 18 de febrero de 1848. Fue además de político, periodista y fundó periódicos en La Victoria, donde también tuvo imprenta.

En esa primera época hubo un gobernador guariqueño casado con maracayera que fue el general José Félix Arciniegas, de Calabozo; el primer villacurano fue el general Trino Celis Ávila, en el período de 1863; el primer turmereño el general Francisco Linares Alcántara; primer sansebastianero en ocupar la gobernación fue el general Wenceslao Casado de Galván; el primer maracayero fue Ramón Aguirre y luego el general Fermín Udis dos veces en el siglo XIX.

En ese mismo siglo ocurrieron gobiernos regionales colegiados, como el que surgió cuando se desarrollaba la Guerra Federal, y ocuparon esos destinos Felipe Bigott, Aureliano Alfonso, los dos victorianos y Ramón Aguirre, maracayero, entre agosto de 1859 y abril de 1860. Aragua entonces era tierra liberal, pronunciada entre las primeras a favor de la Federación. Al vencer este sistema político en 1863, ocuparon el cargo en otra junta provisional el caraqueño o barquisimetano Ángel María Álamo, el maracayero Ramón Aguirre y el calaboceño Bruno Hurtado.

Tres presidentes de la República ocuparon el cargo de ser gobernadores antes de ser jefes de Estado: Antonio Guzmán Blanco, Francisco Linares Alcántara, turmereño; Joaquín Crespo, de San Francisco de Cara, estado Aragua e Ignacio Andrade, merideño. El primer profesional universitario gobernador de Aragua correspondió en suerte al abogado Francisco Antonio Parejo en 1854, posiblemente guariqueño de Parapara o cumanés, y luego el doctor Jesús María González. El primer gobernador designado en el siglo XX, 1900-1901, fue el general Luciano Mendoza, oriundo de Turgua, El Hatillo, zona montañosa. El último gobernador designado a dedo antes de que se aprobara constitucionalmente la elección de los gobernantes regionales fue Rafael Rodríguez Mérida, de Chirgua, y el primer gobernador electo fue Carlos Tablante Hidalgo, maracayero. También fue Rodríguez Mérida el último gobernador perteneciente a los llamados partidos del estatus, AD y Copei. Gobernó de enero a enero 1988-1989, hace 28 años. El último militar que gobernó a Aragua fue el general de división Roberto Moreán Soto, nativo de Coro, en el primer período de Carlos Andrés Pérez, y lo reemplazó el valenciano Aníbal Rueda, exrector de la Universidad de Carabobo. Rodolfo Marco Torres es el primer general activo desde el siglo XX hasta el presente.

oldmanbotello@hotmail.com